Lo más visto

Más de Opinión

Educación no es a la política

Los salvadoreños sabemos que la educación pública de nuestro país es deficiente y mediocre, y que todos somos culpables de ese problema. El poder y la política saben que la ignorancia es fácil de manipular y engañar, trabajan por mantener un país con habitantes de bajo nivel educativo.
Enlace copiado
Educación no es a la política

Educación no es a la política

Educación no es a la política

Educación no es a la política

Enlace copiado


¿Cómo es posible que nuestro país es considerado uno de los que tienen mayor cantidad de habitantes, siendo este el más pequeño de América?

En un país con 6,251,495 habitantes no es posible que no se pueda encontrar un presidente que represente dignamente al país, sea profesional y pensante, un ministro de la Defensa capaz de mantener la criminalidad controlada, un Poder Legislativo que vele y haga cumplir las leyes.

No es posible que en más de 6 millones de habitantes no se tengan 11 jugadores de fútbol como “Mágico” González, un ministro de Salud que trabaje por mantener la salud pública de los habitantes en buenas condiciones, un ministro de Educación que apoye y trabaje para mejorar el sistema educativo, que analice y piense que una computadora, un uniforme y zapatos no reciben clases.

Los niños son el futuro del país. Debe invertirse en mejorar la calidad de material didáctico que se imparte, capacitar, mejorar o cambiar los profesores por profesionales competentes. La educación debe iniciar desde los dos años de edad y debe ser obligatoria, que se multe a los padres que no quieran mandar a sus hijos a la escuela.

¿Cómo es posible que la buena educación sea tan carísima? El país tiene buena captación de tributos de todos lados. ¿Por qué no invertir más en la educación pública? Los resultados que se tendrían fueran mejores en todo el país. Deben revisarse los resultados obtenidos en la PAES, que da vergüenza con pena incluida.

¿Cuál es el objetivo de El Salvador? Seguir graduando estudiantes de bajo perfil académico o tener mano de obra barata.

Analicemos el presente: comparemos la educación pública obligatoria y gratuita de los países desarrollados:

-En Japón, con 127.3 millones (2013) de habitantes, la educación es obligatoria y gratuita para los niveles de primaria y secundaria. Prácticamente todos los alumnos llegan al bachillerato. La mayoría de los estudiantes asiste a escuelas públicas hasta la secundaria.

-En España, con 46.77 millones (2014) de habitantes, la educación pública está financiada por el Estado y es gratuita y obligatoria entre las edades de seis y 16 años, dado que no se repiten cursos.

-En Canadá, con 35.16 millones (2013) de habitantes, el sistema de educación pública es obligatorio.

-En Islandia, con solo 323,002 (2013) habitantes, la educación es obligatoria y gratuita, casi el 100 % de los habitantes está alfabetizado.

-Cuba ha sido siempre distinguida por su sistema educativo público de alta calidad.

En nuestro país la educación es gratuita pero no es obligatoria. Eso hace la diferencia.

La respuesta es cambiar los requisitos para poder ser un representante o delegado público.

-Nivel educativo mínimo universitario graduado.

-Honorabilidad comprobada, sin antecedentes de criminalidad o violencia.

-Que conozca, hable y escriba inglés, etcétera. La lista es larga.

Si estudiáramos los perfiles de los presidentes y muchos empleados públicos del pasado y del presente de nuestro país y comparamos los resultados con los perfiles de los presidentes y representantes públicos de otros países, como Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Islandia o España, damos lástima.

En nuestras manos está cambiar el futuro de nuestro país. La lectura es el antídoto para la ignorancia. El progreso de un país es la educación.

Tags:

  • educacion
  • leyes
  • poblacion
  • calidad educativa

Lee también

Comentarios