Lo más visto

Más de Opinión

Educación: única llave para el desarrollo

Solo con altos niveles y un programa intensivo y extensivo de educación se puede alcanzar el desarrollo, es una premisa. La educación potencia las capacidades personales y sociales para hacer frente a las rápidas trasformaciones de la tecnología de la producción y de la cultura, es una hipótesis. Una masa de gente se transforma en una sociedad de la comunicación y el conocimiento a través de la educación, es un axioma
Enlace copiado
Educación: única llave para el desarrollo

Educación: única llave para el desarrollo

Educación: única llave para el desarrollo

Educación: única llave para el desarrollo

Enlace copiado
El Salvador a pesar de la alta emigración dispone de significativa población residiendo en el país. Mucha de ella, económicamente activa. Pero no es suficiente que un país disponga de mucha mano de obra para ser competitivo, es necesario que sea cualificada. Se hace indispensable una educación básica para que toda la población pueda asimilar innovación de tipo tecnológico y se gesten cambios económicos, sociales y culturales en el país; esa es una ineludible realidad.

Una dolorosa verdad de El Salvador: Este país ha padecido de un subdesarrollo cultural que se advierte cada vez más en la medida en que el crecimiento poblacional se incrementa y en que la población económicamente improductiva también aumenta, refugiada esta última en una economía subterránea o sector informal, sobreviviendo en algunos casos de la caridad en circunstancias infrahumanas, lo que se puede observar a diario en las aceras de la zona metropolitana.

Contradictoriamente, el crecimiento anual del producto se estanca en alrededor de un 2.5 %, con un potencial de 2 %, estimado por organismos internacionales, y con un crecimiento aspiración de 3 %; niveles sumamente bajos para un país densamente poblado. La inversión y las exportaciones no presentan la dinamia que se requiere para impulsar el producto y crear nuevas fuentes de trabajo. Las actividades relacionadas con el consumo y los servicios se constituyen en las fuentes esenciales de trabajo, en un consumismo impresionante en las zonas comerciales con una fuente de ingreso que se constituye en una adivinanza.

Pero el país sobrevive con una mala distribución del ingreso y una clase asalariada importante, que veranea o se divierte en los lugares ad hoc para que los asistentes consuman, una clase media que hace turismo interno en las playas y una clase de altos ingresos que se escapa temporalmente del país. Pareciera que no les interesa el desarrollo o están conscientes de que nada pueden hacer al respecto, sabiendo que los que pueden tomar decisiones no las toman.

Pero existen ciudadanos apartidistas en menor cuantía y que no desean esperar que pasen 500 años para que el país por inercia o evolución histórica se asemeje a uno del Viejo Continente. Le apuestan a un futuro cercano para un El Salvador competitivo y productivo; plenamente convencidos de que solo destinando un porcentaje significativo del presupuesto a satisfacer los gastos corrientes y de capital de un cuantioso proyecto que mejore significativamente la educación nos alejará de la postergación al infinito de la delincuencia y la violencia. Se requiere un actuar diametralmente diferente al pasado, reorientando la visión presupuesto con fines de desarrollo y desvinculado a este de toda aspiración política y de enriquecimiento personal.

El país no da para más, exiguas finanzas públicas, insuficiente inversión privada y un endeble potencial de crecimiento económico inducen a dudar de la viabilidad país, si no se suscita un desvío político extraordinario o una especie de milagro económico. Descartando ambas alucinaciones, sería mejor pensar en una ilusión: solo es posible un país viable con un pragmático plan de educación, que es precisamente lo que los políticos deliberadamente han ignorado siempre, condenando al país a un subdesarrollo a perpetuidad.

Tags:

  • educacion
  • desarrollo
  • crecimiento
  • inversion
  • exportaciones

Lee también

Comentarios