Educar contra el exceso de velocidad

Un día de estos llamó mi atención leer la noticia de que solo en el día 7 de este mes la Policía de Tránsito impuso 129 esquelas a conductores de vehículos por circular a mayor velocidad de la establecida.
Enlace copiado
Enlace copiado


Más adelante esa nota decía que del 1.º de enero al 29 de diciembre del año anterior impuso 26,754 multas por esa falta.

¿Qué justificación tiene que los que manejan vehículos particulares o de servicio provoquen tan elevado número de infracciones?

En estos casos no importa el costo de las multas impuestas por infringir la Ley de Tránsito, sino las consecuencias que con ese proceder ocasionan, la mayoría de las veces a personas y bienes materiales.

La autopista a Comalapa, según el informe, es una vía considerada por la Policía de Tránsito como una de las más críticas en cuanto a accidentalidad, por la excesiva velocidad de conductores, a pesar de que tiene señalización que restringe la velocidad máxima a 60 kilómetros por hora en muchos tramos.

Ante esa amenaza que representa el exceso de velocidad en carreteras y calles urbanas para la vida de muchísimas personas que resultan víctimas inocentes de esos hechos, debe ponerse más atención al objeto principal de esta nota y es el de pensarse muy detenidamente en no admitir ese proceder.

Gastos millonarios se invierten para atender en hospitales y servicios asistenciales a quienes salen dañados por esa causa, en vez de ser utilizados para sufragar los que demandan una mejor educación y servicios sociales que urge el resto de la población.

Tags:

  • policía
  • esquelas
  • conductores
  • accidentes

Lee también

Comentarios

Newsletter