Lo más visto

Más de Opinión

Educar la nobleza de espíritu

En 1970, una bibliotecaria norteamericana se dio cuenta de que un grupo de jóvenes, entre ellos varios de sus amigos, querían quemar el edificio U. S. Information Agency del país extranjero en que ella trabajaba, para manifestar su protesta contra la guerra del Vietnam. En vez de contestar con violencia represiva legalmente justificable, ella invitó a los manifestantes a reunirse dentro de las instalaciones para realizar encuentros y dialogar sobre el álgido tema que les estaba indignando.

Enlace copiado
Kalena de Velado

Kalena de Velado

Enlace copiado

Las noticias sobre dos celebridades de la televisión americana que parece que cometieron el error de buscar comprar voluntades para lograr que sus hijos obtuviesen buenas notas en los exámenes de admisión en centros académicos de alto nivel me ha puesto a pensar qué puede estar pasando por la mente de unos padres de familia para lograr, a toda costa, el triunfo de sus seres queridos sin importar los medios, o sin importar que su prole los vean haciendo trampa… Quizás la respuesta está en lo que escuche decir a Rob Riemen, fundador de Instituto Nexus, en la conferencia organizada por FUSADES, sobre la necesidad de volver a descubrir los valores universales del humanismo, con el objetivo de educar a los jóvenes en la nobleza de espíritu, fundamento de la civilización occidental.

Rob Riemen, autor de varios libros, entre ellos "Nobleza de espíritu" y "Para combatir esta era", alertó en esa magistral charla que estamos en una época en que se vive en constante miedo, idolatrando lo novedoso al mismo tiempo que se quieren tener datos infatigablemente debido a que solo se quiere entender la realidad a través del paradigma científico. El ensayista holandés les reclama a los tecnoevangelistas de tener parte de la culpa, por hacer que la gente crea que la tecnología es la panacea para dar soluciones a los retos que la vida presenta. Pero "¿cómo puede hacerse paso el odio y la xenofobia en unos ciudadanos que tienen más información que nunca? ¿Qué papel ha jugado la tecnología en nuestra forma de vida? ¿Por qué ha pasado de ser una herramienta a una especie de refugio?"

Según Riemen, lo que puede dar respuestas a las preguntas sobre cómo pueden ser felices nuestros hijos (y sus padres) es "el cultivo de la mente, la filosofía y la sabiduría, la literatura, la música, el cine y la pintura, ya que son el lenguaje que da acceso a nuestros corazones… Sin embargo, hemos renunciado a todo eso, incluso al silencio y a la concentración necesarios para pensar y leer, y para escucharnos a nosotros mismos. Todo debe ser útil e instantáneamente digerido".

Lo que define realmente a la democracia es la educación, según el filósofo y ensayista. Por eso promueve alrededor del mundo una formación integral, total y espiritual, como antídoto eficaz ante la proliferación global de líderes carismáticos que promueven las peores pasiones: la envidia, el odio, los rencores entre clases, razas y religiones, presentándose además como los libertadores y la alternativa única contra las acciones de los dirigentes tradicionales, tal como está pasando en su tierra natal con el partido neonazi. Rob trata de llevar al debate la verdad y una vuelta al humanismo para combatir la tendencia fundamentalmente materialista actual, que exige resultados inmediatos a todos, deshumanizando la familia, la empresa, la política, la escuela. "Creemos que todo tiene que ser agradable, moderno, atractivo, fácil y entretenido. En general, hemos renunciado a nuestra necesidad de calidad para alimentar nuestra obsesión por la cantidad: todos son números" (https://www.lavanguardia.com/cultura/20180219/44810306736/nobleza-espiritu-rob-riemen.html).

Conversando con Rob y con Evelyn, su esposa y CEO del Nexus Institute (situado en Tilburg, The Netherlands), coincidíamos que existe esperanza en recuperar la sensatez global, si se recuperan los ideales del humanismo tradicional, ya que nos reconcilia con las ideas de belleza, bondad, bien, justicia y verdad. Es un llamado a las élites políticas, económicas, académicas e intelectuales para crear espacios de reflexión humanista, que permiten salir juntos del vacío espiritual que vuelve presa a las sociedades de las nuevas formas de fascismo.

Tags:

  • Kalena de Velado

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines