Lo más visto

Efecto Chapecoense

El accidente de aviación en que murieron miembros del club brasileño de fútbol Chapecoense, periodistas, otros pasajeros y tripulantes bolivianos conmovió al mundo entero. Fallecieron 71 personas y milagrosamente sobrevivieron 6.
Enlace copiado
Efecto Chapecoense

Efecto Chapecoense

Efecto Chapecoense

Efecto Chapecoense

Enlace copiado
 La indignación popular creció al enterarse que el avión se estrelló porque no tenía el combustible necesario para llegar a Medellín, Colombia.

¿Qué lección les deja esta tragedia a los salvadoreños? La desgracia del avión del Chapecoense se debió a una cadena de errores. Aparentemente hubo fallas de carácter institucional (irregularidades), administrativo (incumplimiento de los protocolos de seguridad aeronáutica) y técnico (plan de vuelo y falta de reserva estratégica de combustible). Tomando este lamentable caso de referencia, se adopta el término de “efecto Chapecoense” para destacar que la sumatoria de errores en un proceso de transporte colectivo puede provocar un desastre.

En este sentido y por analogía, el “efecto Chapecoense” permite plantear que la crisis que vive El Salvador es producto de un conjunto de desaciertos cometidos por sus gobernantes en los últimos 25 años. Nada es casual. El actual gobierno se está quedando sin fondos (iliquidez) y difícilmente podrá cumplir con todas las obligaciones de corto plazo. De no tomar las medidas fiscales correspondientes, el país caería en insolvencia financiera y por ende se encenderían las alarmas de la desdolarización (pánico, espiral inflacionaria y desinversión).

Por otra parte y en medio de la presente crisis fiscal, crece la indignación ciudadana al percatarse de la galopante corrupción. Este malestar colectivo vuelve difícil la creación de nuevos impuestos e imperativa la racionalidad del gasto público. Por ello y dado que próximamente los partidos políticos se acercarán a los gobernados (para pedirles sus votos en 2018 y 2019), los ciudadanos y sus organizaciones deberían mejorar sus análisis y decisiones. Es así como se llega a la siguiente conclusión y luego se presentan tres recomendaciones para los conciudadanos.

Conclusión: la cadena de errores que los gobernantes salvadoreños han cometido en el último cuarto de siglo (1992-2016) se manifiesta en la inseguridad, desempleo, criminalidad y emigración. Convendría, entonces, que la Presidencia de la República procediera a “aterrizar de emergencia”. Esto significa anular la polarización, abandonar el cortoplacismo y desmantelar el centralismo. De no hacerlo, el país corre un alto riesgo de caer en la anarquía y posteriormente en el militarismo.

Sugerencia 1. Utilizar los mecanismos democráticos existentes para defender los derechos e intereses de la ciudadanía. Es clave, entonces, que las organizaciones y movimientos sociales actúen con autonomía y no se dejen intimidar por fuerzas políticas anacrónicas.

Sugerencia 2. Velar porque se respete la voluntad popular en 2018 y 2019. Los próximos gobernantes tendrán poco margen de maniobra y la viabilidad de sus propuestas será restringida por el ajuste fiscal que está por aprobarse. En pocas palabras, los electores deberían prepararse para decirle NO al populismo (de izquierda o derecha).

Sugerencia 3. Platicar con familiares, amigos, colegas y vecinos sobre la realidad nacional. No hay tiempo que perder. Está comprobado que ni “papá gobierno” (neoestatistas) ni “don mercado” (neoliberales) van a solucionar –por arte de magia– los problemas de los salvadoreños. Este punto adquiere relevancia porque cada día será más difícil emigrar hacia EUA. El reto nacional es ampliar las oportunidades de inversión y empleo en los catorce departamentos del país.

Tags:

  • accidente
  • chapecoense
  • estado
  • iliquidez
  • crisis

Lee también

Comentarios