Lo más visto

Einstein: una visión al futuro

Un equipo de investigadores acaba de comprobar, después de un siglo, que los descubrimientos científicos hechos por el ciudadano de Ulm, Alemania, Albert Einstein tienen certeza, especialmente las ondas gravitacionales, producidas cuando las masas se aceleran, comprímense y ensanchan el espacio.
Enlace copiado
Einstein: una visión al futuro

Einstein: una visión al futuro

Einstein: una visión al futuro

Einstein: una visión al futuro

Enlace copiado
Se propagan en el vacío a la velocidad de la luz, distorsionando el espacio-tiempo; ello explica el enigma de los agujeros negros. Esta aseveración predicha por Einstein se suma a otros descubrimientos, como la Teoría Especial de la Relatividad, la cual abrió el camino para la liberación de la energía atómica; el efecto fotoeléctrico (antes quant, hoy fotones, advertido por otro alemán Max Plank) y la Teoría General de la Relatividad, que ayudó a descifrar los misterios del cosmos. Ya en 1905, siendo muy joven, expuso su famosa ecuación E= Mc 2. De padres judíos, nacido el 14 de marzo de 1879 (falleció en EUA en 1955) este científico germano tuvo una vida salpicada de curiosidades y anécdotas. Tras la Primera Guerra Mundial fue un pacifista, pero en la Segunda Guerra Mundial sus apreciaciones cambiaron. En su patria le preocupaba que los nazis construyeran la bomba atómica, pero, al emigrar a Estados Unidos, este país se anticipó a materializarla. Lamentó que sus descubrimientos sirvieran para desatar un poder destructor y criticó su uso en poblaciones civiles. Por eso fue un activista en las causas pro desarme nuclear.

Albert Einstein recibió el Premio Nobel de Física en 1921, al explicar los fenómenos fotoeléctricos. En 1952, cuando falleció el primer presidente de Israel, Chain Weizmann, le ofrecieron el cargo, el cual rechazó. Su cerebro ha sido objeto de estudios. Cuando nació, su madre quedó sorprendida de ver que la criatura tenía la parte de atrás de su cabeza “extremadamente larga y angular”.

Este enfoque de la vida del científico, considerado el más famoso del siglo XX, pretende realizar su visión de legarle a la humanidad una nueva era, pero también, la preocupación de un mal uso de sus descubrimientos. Soñó con el establecimiento de un Gobierno Mundial, enfocado en la unidad y el desarme para abolir la necesidad de las guerras.

Su temor por el auge del armamentismo es más que justificado, por el riesgo de una conflagración de características impredecibles. La nueva Alemania mantiene un permanente criterio de paz en los foros internacionales.

Un tibio control de la ONU sobre países reacios a sujetarse a sus normas de seguridad no es suficiente garantía de mantener el mundo sin belicismo, más que todo respecto a naciones que por su naturaleza ideológica y extremista, como Corea del Norte e Irán, con la excusa que la energía nuclear es con fines pacíficos; sumado el terrorismo de los grupos islámicos, genera el temor que armamento tan letal caiga en sus manos.

El terrorismo nunca ha sido arma exclusiva del extremismo, pues movimientos revolucionarios de corte totalitario lo han utilizado, aunque después se insertan en sociedades institucionales y democráticas, sin desligarse de las conexiones y simpatías del pasado.

Necesitamos pacifistas, como Mahatma Gandhi, Nelson Mandela y el papa Francisco, para que los temores del científico Albert Einstein no prosperen. Aunque en su biografía, sus conceptos religiosos no son claros, afirmó: “Jamás creeré que Dios juega a los dados con el mundo”.

Tags:

  • albert einstein
  • alemania
  • guerra mundial
  • seguridad
  • paz

Lee también

Comentarios