Lo más visto

Ejemplo de grandeza

Las escenas del papa Francisco bajando del automóvil papal para dirigirse a saludar y besar la frente de una persona invalida postrada en una camilla, ha causado gran revuelo a escala mundial por tratarse de un acto que rompió el rígido protocolo de seguridad, y a la vez, y quizá lo más importante, un simbolismo de humildad y capacidad de poder ver entre la multitud a esa persona que sin tener voz, ni poder hacer algún gesto, ni efectuar movimiento alguno, podía llamar la atención de su santidad en medio de aquella multitud llena de algarabía.
Enlace copiado
Enlace copiado
Sin embargo, su corazón, más que sus ojos, ubicó a ese hombre al cual él debía ir. Un ejemplo de grandeza que desde que lo vi, me llamó la atención para poder ejemplificar lo que realmente debe ser el poder del hombre ante el hombre, sino un acto de servicio y de acercamiento al más necesitado.

Durante la campaña política que se desarrolla actualmente, ya comenzamos a ver en la televisión y en imágenes de la prensa escrita acciones de los candidatos presidenciales, tratando de tener una cercanía con la población a la cual pretenden endulzar para poder ganar su voto.

Así, vemos a Norman Quijano en una repollera trabajando de la mano con agricultores; a Tony Saca, chineando niños y abrazando ancianos; y a Salvador Sánchez, prometiendo de todo a los jóvenes estudiantes, pues considera que es una de las trincheras que más réditos políticos le rendirá.

Lastimosamente, hagan lo que hagan es una completa farsa, porque lo que importa es el voto no la persona, son actos de vulgar propaganda, pues son incapaces de bajarse de ese vehículo ostentoso lleno de poder, y acercarse sinceramente a aquellos olvidados en algún rincón.

Lo cruel de las campañas políticas es que se enfrascan en engañar gente, en levantar pasiones políticas, en exacerbar ánimos partidarios, y no en buscar realmente soluciones para aliviar las penurias que se están viviendo en estos tiempos.

Los políticos, solamente en esta época recorren el país de lado a lado, una vez electos se olvidaron y su mundo son las cómodas oficinas, viajes a cualquier lado del mundo, glamorosas recepciones, en fin, alejados totalmente de la realidad que sufre y vive el pueblo.

Papa Francisco, que lección más grande ha dado al mundo, con un acto tan espontáneo y tan humano; con un sórdido grito dijo a los políticos de todas las naciones y de mi país, bajen del confort que les da el poder y vayan donde aquellos que los necesitan.

Tiéndanles una mano generosa y de esperanza, y dejen atrás los privilegios, el endiosamiento mundano y dejen de decir que creen en Dios cuando el sufrimiento del prójimo no les causa ningún dolor.

No puede ser que desde sus escritorios estén diciendo que la pobreza ha disminuido, cuando basta una vuelta por los colonias y barrios más populosos de las ciudades de nuestro país para darnos cuenta que hay hambre, marginación, falta de empleo, inseguridad y tantas calamidades más.

Ninguno de los candidatos presidenciales está obligado a arreglar los tantos problemas que nos aquejan, pero sí están en la obligación de hacer su máximo esfuerzo, poniendo una cuota muy grande de sacrificio personal, para mejorar las condiciones en las cuales viven miles de salvadoreños.

Tags:

  • de seguridad
  • movimiento
  • ejemplificar

Lee también

Comentarios