Loading...

¿Ejercer jefatura ansiosa o volverse líder confiable?

Un líder confiable, atemperado por la amabilidad, sabe que el tiempo, al pasar, deja cada cosa en su sitio. Cuando a un líder le falta serenidad deforma la realidad; se ahoga en un vaso de agua y le afligen con su peso cosas que no deberían turbarlo.

Enlace copiado
Kalena de Velado - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Kalena de Velado - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

En la reunión de dirigentes mundiales que recientemente se llevó a cabo en Davos, Suiza, el pasado mayo, el consenso fue que viene una época de incertidumbre. "Las circunstancias políticas, económicas y sociales de nuestra reunión no tienen precedentes", comentó el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (FEM), Klaus Schwab, en las palabras de apertura (WEF, por sus siglas en inglés). https://es.weforum.org/agenda/2022/06/6-temas-davos-2022/).

En un momento en que a nivel mundial y nacional parece que existen muchas razones para llenarse de mayor ansiedad y frustración, quienes dirigen organizaciones es necesario alertar a los líderes para que no sean víctimas de comportamientos ansiosos e irritables que les entorpezca la capacidad de tomar decisiones sensatas para navegar con éxito la crisis financiera.

Cuando la capacidad de mirar la realidad se ve debilitada por el negativismo, los dirigentes pueden contagiarse y actuar con un liderazgo tóxico, que además de envenenar el ambiente laboral, contribuye a deteriorar la salud física y mental de quien manda. Se vuelve entonces fundamental reconocer si se ha contagiado de negativismo tóxico, de tal manera que se busque contrarrestarlos para superarlos, sustituyéndolos por un liderazgo lleno de optimismo real. Hay que recordar que la persona tóxica es: 1. Alguien cuyo comportamiento, presencia o forma de relacionarse le altera y le quita la armonía interior. 2. Puede encontrarse tan cercanos como en la pareja, la propia madre, un jefe, un compañero de trabajo o miembro del equipo, un (a) cuñado (a), un (a) amigo (a)... 3. Los tóxicos tienen la capacidad de desestabilizar a los demás en segundos. Logra sacar en la gente los peores sentimientos y las emociones negativas. 4. Un liderazgo intoxicante engendra pesimismo, crítica, derrotismo y apela a las intrigas para obtener resultados. 5. "Son expertos manipuladores y saben detectar con gran finura los puntos débiles de sus víctimas". Dra. Marian Rojas Estape, siquiatra. https://marianrojas.com/

En la actualidad es imperativo superar el negativismo a través de cultivar una nueva mirada acompañada de actitudes amables, que transmitan confianza e incentiven compromiso e innovación en el ambiente organizacional. Esto es lo que conlleva cultivar un liderazgo confiable, amable, optimista y sereno.

Un líder que genera confianza es capaz de tener una mente clara y firme para tener pulso en el mando en momentos de crisis, encontrando la palabra justa y oportuna que ilumine y consuele al equipo que dirige. El hombre o la mujer rígidos no puede volverse líder seguro de sí mismo porque su rigidez le hace traspasar los límites de lo que es justo y razonable, de lo que es proporcionado a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar. La falta de amabilidad y serenidad de quien es rígido turba y oprime a los demás. El hombre o la mujer débil no puede ser líder amable y sereno tampoco, porque se cansa antes de llegar a la meta, y, con su debilidad, se perjudica a sí mismo y a los demás. El débil no perturba ni oprime, pero tampoco gobierna, y su acción nunca será eficaz porque es víctima de la corriente.

Un líder confiable, atemperado por la amabilidad, sabe que el tiempo, al pasar, deja cada cosa en su sitio: una pena que nos preocupó, un acontecimiento que nos alteró; permitiendo ver como un claroscuro el paso de la vida. Cuando a un líder le falta serenidad deforma la realidad; se ahoga en un vaso de agua y le afligen con su peso cosas que no deberían turbarlo.

¿Cómo se llega a ser líder confiable? Con el dominio del propio ser; el equilibrio de los juicios; la reflexión ponderada y serena; el cultivo de la propia inteligencia y el control de los nervios y de la imaginación. No un día ni otro, sino en una lucha exigente y firme consigo mismo, en perseverancia diaria, sin olvidar que la fe es un principio de serenidad y armonía.

Para saber ver en profundidad y con sentido de la perspectiva la realidad del país, sin olvidarse de los detalles y de las circunstancias, hay que tener serenidad de mente, lo cual permite resaltar una visión de conjunto. El líder confiable no se pierde en insistir en detalles meticulosos que asfixian a los demás. Un líder confiable no cae en la esclavitud de los nervios o víctima de la imaginación; necesita de la serenidad del corazón, para no verse consumido por la ansiedad ni por la angustia; y necesita de la serenidad en la acción para evitar inútiles derroches de fuerzas.

Estas ideas son inspiradas en el escritor Salvador Canals. Más sobre el autor: Salvador Canals, una vida abriendo camino – Opus Dei.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • líder
  • confiable
  • serenidad
  • negativismo
  • débil

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines