Lo más visto

El Congreso del FMLN y la transformación nacional (II)

Están convencidos de la justeza y viabilidad de su programa y estrategia. Y aunque no la tiene, en el intento nos llevarían a retrocesos, confrontaciones y crisis cada vez mayores.
Enlace copiado
El Congreso del FMLN y la transformación nacional (II)

El Congreso del FMLN y la transformación nacional (II)

El Congreso del FMLN y la transformación nacional (II)

El Congreso del FMLN y la transformación nacional (II)

Enlace copiado
Tres son los documentos del Congreso del FMLN: sobre el programa y la estrategia partidaria, sobre la formación económico-social de El Salvador, y lineamientos para el trabajo del partido. Es necesario leerlos para emitir opiniones más informadas. Su contenido es consistente con la perspectiva teórica e ideológica dominante desde hace 15 años, aunque hasta ahora desarrollaron plenamente su programa histórico para el período y su estrategia partidaria para viabilizar la toma del poder y su proyecto de transformación nacional. Desde su línea de pensamiento, articula una visión coherente y una narrativa justificativa llamada a inspirar y cohesionar a la militancia en una coyuntura de creciente confrontación político-social. Ahora que controlan buena parte del Estado y del poder, siendo la única fuerza política y social con un proyecto político de transformación nacional, están convencidos de la justeza de su programa y de la viabilidad de su estrategia. Y aunque no la tiene, en el intento nos llevarían a retrocesos, confrontaciones y crisis cada vez mayores.

Al darme su opinión sobre mi primera columna de esta serie sobre el Congreso del Frente, un importante combatiente y dirigente de una de las organizaciones del FMLN histórico me dijo que coincidía prácticamente en todo, pero no con el primer párrafo donde afirmé que este era el primer congreso desde el surgimiento de las organizaciones guerrilleras, de su constitución como organización político-militar y de su legalización como partido político. “Es el primer Congreso de la tendencia comunista que controla el partido”, espetó.

En efecto, el primer documento comienza con una larga cita sobre qué es revolución de Fidel Castro, el más importante líder comunista de la historia. Y tanto el contenido como los referentes fundamentales citados en los tres documentos corresponden a dicha corriente histórica de 168 años de vida, desde la publicación del Manifiesto Comunista de Karl Marx.

Después de afirmar que los dos primeros gobiernos del FMLN detuvieron la política neoliberal de los cuatro gobiernos de ARENA, consideran que sus gobiernos “están creando la correlación de fuerzas para derrotar definitivamente el neoliberalismo y transformar El Salvador... Hay una disputa por la hegemonía entre el proyecto revolucionario y el oligárquico... El equilibrio político le dificulta al FMLN avanzar en la profundización de los cambios, que es fundamental para lograr la hegemonía del proyecto de izquierda. Romper ese equilibrio es de los principales retos...”. El programa debe profundizar las transformaciones de este período caracterizado de “revolución democrática”... “y el posicionamiento y transición con rumbo hacia un socialismo auténticamente salvadoreño”.

Un Estado fuerte redistribuidor del ingreso, efectivo en garantizar todos los derechos y en cambiar las relaciones hegemónicas de producción, resaltando entre sus roles básicos el garantizar el acceso y mejora de todo, constructor de la hegemonía popular, política fiscal progresiva, restablecer la política monetaria, ampliar el apoyo a las empresas estatales y mixtas, y a las micro, pequeñas y medianas empresas privadas y a la población que trabaja por cuenta propia. Un Estado propietario de empresas en ramas estratégicas (sectores financiero, industrial, agrocomercio, energía, recursos hídricos, medios de comunicación, pensiones, transporte); ampliando y fortaleciendo las relaciones con Centro, Suramérica y el Caribe, y las naciones del ALBA, y con Rusia, China, Vietnam, India, reduciendo la “excesiva dependencia” de Estados Unidos que nos hace muy vulnerables.

Su programa y la estrategia para ejecutarlo llevarían a un control de la vida económica, social y política cada vez mayor del Estado controlado por el FMLN de visión y estrategia comunista, impulsor de un capitalismo autoritario de Estado. Al quebrar la confianza en la inversión privada nacional e internacional y adquirir cada vez más empresas estratégicas del Estado, intentando garantizar el acceso y mejora al pueblo de –literalmente– todo, aumentará la inversión y el gasto público, disminuirá la inversión privada y el crecimiento, y aumentará el déficit fiscal y la deuda pública, obligando a un ajuste que profundizará la crisis social y la ingobernabilidad. Dada la experiencia tan reciente en Venezuela pero también de Ecuador, la gran empresa privada y los medios de comunicación social, miles de pequeños y medianos empresarios, diversas denominaciones religiosas y un amplio espectro de la derecha a la izquierda democrática del país no se quedarán con los brazos cruzados. El intento de romper la economía de mercado y la democracia representativa, llevaría a la confrontación, el entrampamiento y la parálisis crecientes.

El problema no es solo el programa y la estrategia del Frente sino la alternativa para hacerle frente. La oposición carece –todavía– de un proyecto de futuro y de transformación que unifique al país y desate la creación sostenida de riqueza, y la inclusión y el desarrollo social. La propuesta de regresar al pasado no es atractiva para nadie. Ni “capitalismo oligárquico” ni “socialismo revolucionario”, ambos sin viabilidad alguna en el siglo XXI. Lo que necesitamos es un proyecto superior que reunifique a la nación dividida, relanzándola con confianza al futuro. (Continuará).

Tags:

  • congreso
  • fmln
  • socialismo
  • capitalismo
  • revolucion

Lee también

Comentarios