Lo más visto

Más de Opinión

El Estado de Derecho y la democracia plena deben estar por encima de todo arrebato y de cualquier arbitrariedad

Hay que erradicar toda tentación de aplicar la fuerza arbitraria para satisfacer intenciones y obsesiones de predominio de la índole que fueren.

Enlace copiado
la_prensa_grafica

la_prensa_grafica

Enlace copiado

Nuestro proceso político se halla inmerso en una coyuntura de altísimo riesgo para la supervivencia normal del sistema de vida que ha sido tan difícil de instalar en el ambiente, luego de que el país viviera un conflicto bélico interno que nos llevó al borde de la catástrofe histórica. Salimos de aquella prueba con insospechadas perspectivas hacia el futuro, pero casi de inmediato nuevos peligros de alta gravedad comenzaron a ponerse en acción. La falla principal de aquel momento fue que las entidades políticas no asumieron el reto que les correspondía, y las fallas derivadas de ello se fueron haciendo presentes en campos tan sensibles como la seguridad y el crecimiento económico.

Hoy estamos en un momento de tránsito, luego de que la voluntad popular les diera una dura lección electoral a las fuerzas tradicionales y le concediera la conducción a un actor indefinido en muchos aspectos. Lo que estamos viendo y experimentando en estos precisos momentos es que la sensación que impera cada día más es la de la inseguridad política, porque el ejercicio gubernamental en funciones parece carecer de brújula cierta y por eso se mueve al impulso de las iniciativas imprevisibles, con tendencia a imponerse sin control, como si el orden legal establecido le resultara una camisa de fuerza de la que hay que liberarse a toda costa.

Ante una situación como la señalada, todas las fuerzas nacionales, políticas y socioeconómicas, tienen que hacer un inmediato ejercicio de unidad que salvaguarde los esquemas institucionales y el imperio de la legalidad que tanto ha costado construir en el curso del tiempo. No se trata, desde luego, de alimentar ningún tipo de confrontación al estilo de la que tantas ansiedades y alarmas está produciendo; sino, por el contrario, de unir voluntades e iniciativas para el fortalecimiento del Estado de Derecho y para la consolidación de la dinámica democrática en todos los órdenes de la vida nacional.

Los salvadoreños venimos de superar amenazas y peligros de gran calado en el desenvolvimiento de nuestra accidentada evolución; y hoy lo que nos toca es poner todo lo que esté a nuestro alcance para continuar la marcha en forma ordenada, respetuosa, garantizada y plena. Nadie está ni debe estar por encima de la ley y del bien común, y la democracia bien vivida es la mejor salvaguarda de ello. Los equilibrios institucionales deben ser protegidos al máximo, la independencia de poderes dentro del aparato estatal tiene que ser norma sagrada y la preservación de los pesos y contrapesos en todos los ámbitos de la gestión gubernamental tendría que mantenerse como el mejor seguro de vida de nuestro sistema de convivencia pacífica y de desarrollo progresivo.

Hay que erradicar toda tentación de aplicar la fuerza arbitraria para satisfacer intenciones y obsesiones de predominio de la índole que fueren. Todos debemos ser vigilantes y defensores decididos de nuestra estabilidad dentro del régimen de libertades que hay que proteger y potenciar en todo momento. Excesos inconcebibles como el que vimos el fin de semana pasado en el seno mismo de la Asamblea Legislativa tienen que ser rechazados de plano y evitados sin excepción. Y para ello confiamos en la responsable visión y en la valiente convicción de nuestra ciudadanía, que se ha sobrepuesto a todos los avatares que se le vienen presentando en el camino, y que de seguro seguirá así en forma indefinida.

Por nuestra parte, como medio independiente y vigilante de todo lo que pasa en el día a día nacional, nos mantendremos atentos al máximo al desenvolvimiento de los hechos y de sus consecuencias, para poder alertar a tiempo sobre cualquier desvío, desplante o desafuero que atente contra la estabilidad del país.

Tags:

  • inseguridad política
  • unidad
  • equilibrios
  • fuerza arbitraria

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines