El FMLN y la telaraña

Se palpa en el ambiente una marcada coincidencia de que el país está en medio de una situación inédita. Pero mientras unos ven en este escenario una etapa inevitable de la consolidación democrática, no son menos los que piensan que el sistema corre el riesgo de colapsar.
Enlace copiado
El FMLN y la telaraña

El FMLN y la telaraña

El FMLN y la telaraña

El FMLN y la telaraña

Enlace copiado
Quienes se inclinan por esto último asocian ese escenario, entre otras causas, a: 1) la dualidad partido-gobierno, 2) el marcado sesgo ideológico con que se toman las decisiones que afectan a la mayoría, 3) la enorme carga acumulada y las recetas equivocadas, 4) las cada vez más claras expresiones de autoritarismo, 5) la influencia del crimen organizado, y 6) el anquilosamiento y miopía de la oposición.

En este escenario, el gobierno, o más bien el partido en el poder, se enreda cada vez más en sus propios mecates, al punto que un problema que puede ser enfrentado con alguna solvencia lo complica más con medias verdades, secretismo, soluciones a su antojo y medida, el atropello al orden establecido y hasta la amenaza y el chantaje. El caso de la reforma previsional no puede ser más elocuente. Dejando de lado el lenguaje utilizado por el mandatario al referirse a los desplegados atribuidos a la ANEP –para algunos poco proactivos, pero que en el fondo recogen el clamor de los potenciales afectados–, ha habido alrededor del tema un comportamiento opaco del gobierno y una reiterada actitud de rechazo de parte de la AL al control constitucional –como pasa también con el combate a la corrupción– mientras diputados y líderes del partido no tienen ningún empacho al hablar sandeces, proferir ofensas y amenazas con un cinismo que no tiene nombre.

Y para rematar las cosas, se mezcla el problema con el tema de la dolarización, en una actitud irresponsable que no toma en cuenta las consecuencias nefastas que puede tener ese tipo de mensajes en la estabilidad del sistema financiero, en momentos en que aumenta desenfrenadamente la deuda soberana y los títulos que la respaldan ya están catalogados como basura, se vuelve más raquítica la inversión extranjera en beneficio de los países vecinos y la tributación sirve para engordar los bolsillos de funcionarios corruptos. Una corrida de depósitos por ese tipo de mensajes puede llevar al emisario a caer en el delito tipificado como “daño a la economía nacional”, algo que ya se dio hace un tiempo, cuando una ciudadana puso en entredicho la solvencia de un banco.

Las actitudes contestatarias e irresponsables invariablemente tienen como destinatarios la SC, la empresa privada y los medios. Y ahora, igualmente peligroso, la FGR. Baste recordar aquella malintencionada acusación contra empresas por supuesta evasión de impuestos. Pero cuando en los medios apareció como evasor el brazo financiero del partido gobernante, se eludió el tema, argumentando que esa información solo la manejaba el Ministerio de Hacienda. Esto se llama doble moral.

Pero hoy que han salido a luz sonados casos de corrupción, el partido gobernante los atribuye a una vendetta política y, cohonestando los supuestos ilícitos cometidos, ofrece sus servicios como defensor, sosteniendo que en sus gobiernos no ha habido ni hay indicios de corrupción. ¿Y qué de El Chaparral, el Sitramss y según se comenta, de CORSAIN? Y los descubrimientos en el RNPN, ¿en qué categoría caen? Estamos a la espera de su reacción, ahora que Probidad tiene en la mira a expresidentes areneros, aunque tampoco es descartable un trueque.

Pero el verdadero problema para el partido es que a su gobierno le llueve por todos lados sin que acepte ninguna ayuda para capear la tormenta perfecta (precariedad económica, fiscalidad comprometida, delincuencia desbordada, conatos de insubordinación, servicios básicos por los suelos, impunidad, funcionarios desafiando la ley, demandas sociales en aumento, promesas incumplidas, dependencia de la ayuda internacional, pero a nuestro gusto y medida). Mientras tanto, ya lanzaron sus huestes a las calles para atacar a las AFP y defender a los ciberpiratas. Por esto, y mucho más, se asemejan cada vez más a aquel “inocente” bicho que se enreda en una telaraña y, en el afán de eludir los finos tejidos confeccionados por el arácnido, se complica todo. Y ya sabemos cuál es el desenlace.

Tags:

  • juan hector vidal
  • oposicion
  • gobierno
  • anep
  • dolarizacion
  • fgr
  • acusacion
  • evasion de impuestos

Lee también

Comentarios

Newsletter