Lo más visto

Más de Opinión

El Foro de Sao Paulo y el Ruco Rock

El tan cacaraqueado Foro de Sao Paulo terminó siendo algo así como el Ruco Rock de la política latinoamericana
Enlace copiado
El Foro de Sao Paulo y el Ruco Rock

El Foro de Sao Paulo y el Ruco Rock

El Foro de Sao Paulo y el Ruco Rock

El Foro de Sao Paulo y el Ruco Rock

Enlace copiado
El tan cacaraqueado Foro de Sao Paulo terminó siendo algo así como el Ruco Rock de la política latinoamericana: las mismas canciones, los mismos actores y los pocos nuevos cantando las mismas viejas y trasnochadas líricas, con su nuevo empaque: el progresismo, desafortunada tendencia que vino y se marcha dejando solo miseria y desencanto en nuestros pueblos, y claro, dejando una nueva oligarquía progresista.

El Progresismo, ese espejismo de solidaridad, antónimo por excelencia de la introspección, todo es extrínseco, todo es de culpar: el Imperio y sus intrigas, la guerra económica, la guerra mediática, la oligarquía, y así, de calamidad en calamidad vamos de causa en causa, todo es culpa de otros.

El Imperio o la oligarquía no necesitan de intrigas y esquemas para derrotar al Progresismo. La mayor amenaza de este son sus adeptos, sus practicantes, sus apóstoles; su comportamiento, sus actitudes; los hechos, los resultados. Los pueblos sufriendo inimaginables carencias, temiendo por su propia vida y la de sus familias, viviendo esa zozobra del día a día, soñando con emigrar a otras tierras... al Imperio. ¡Vaya ironía!

¿Y los apóstoles del Progresismo? Escondiendo millones en un monasterio, los relojes de los chamos son un escándalo, solo ponga “relojes del Chavismo” en internet ¿y nuestro querido El Salvador? Desafortunadamente no se queda atrás. ¿Cuándo vamos a comprender el papel del funcionario?

Decía De Tocqueville: “A los ojos de la democracia, el funcionario público no es un bien, es un mal necesario. Hay que conceder a los funcionarios cierto poder; porque, sin ese poder, ¿de qué servirían? Pero las apariencias externas del poder no son indispensables para la marcha de los negocios. Hieren inútilmente la vista del público...”, no hay semana que en nuestro querido El Salvador el pueblo no sufra más heridas, sin haber sanado las anteriores, causa de la inexcusable conducta de algún funcionario. Ese interminable desfile de funcionarios y exfuncionarios ante los tribunales, esos circos de encubrimientos, esos abusos del erario para beneficio propio, para farras y jelengues, y la única y preferida defensa es porque solo a mí y no a los otros, ese sin sentido relativismo. Escuchamos desatinados argumentos exigiendo que al empresario se le exija tanto como al funcionario, sin darse cuenta, tal vez convenientemente, que del empresario es dinero propio, del funcionario es dinero de otro, del atribulado contribuyente. ¿Cómo?, se pregunta uno, va el pueblo a confiar en sus gobernantes, la confianza se gana no viene con el puesto. Los niveles de aprobación de los funcionarios progresistas son risibles.

Este Ruco Rock político llamado progresismo carece de vigencia, de una nueva visión, una nueva misión, carece de valores demostrables con hechos propios... si en su momento careció de estos ya no digamos hoy día. Escuchaba en la radio, hace unas semanas, a un señor Ulloa, no sé si licenciado, ingeniero o doctor, pero se notaba un hombre de buenas maneras, con dominio de los temas en discusión, un erudito caballero, quien decía que la izquierda hoy día carece de una estructura ideológica, producto de la poca educación y falta de lectura de sus adeptos, lo que ciertamente explica esas incongruentes posturas basadas en superhéroes, cuentos chinos y anécdotas del Arauca vibrador.

El Salvador necesita una izquierda (y una derecha) fuerte, congruente e inteligente, con una visión y misión de país; sin embargo, esto es un sueño utópico mientras predomine la nefasta partidocracia, donde los intereses propios son primero y los intereses partidarios se alinean con y por debajo de estos, ¿y los intereses del país? Hay otro día. El único camino es la distritación electoral.

Tags:

  • foro de sao paulo
  • izquierda
  • politica
  • latinoamerica

Lee también

Comentarios