Lo más visto

Más de Opinión

El Manual y el Protocolo

Enlace copiado
Enlace copiado

En las últimas semanas se han conocido dos iniciativas muy valiosas que brindan la esperanza de que se pueden hacer mejor las cosas en un tema crucial para nuestra institucionalidad, como es la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de 2018. Una de ellas es el Manual de Selección de Magistrados y Jueces del Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) y la otra, el Protocolo de Elección de Aspirantes a Candidatos a Magistrados de la CSJ elaborado por el Centro de Estudios Jurídicos (CEJ).

La elección de la CSJ del próximo año es fundamental para nuestra democracia, pues se reemplazarán cinco magistrados, incluidos cuatro de los cinco que conforman la Sala de lo Constitucional. Es necesario que dicha elección se haga tomando en cuenta el perfil de idoneidad, independencia, mérito y honorabilidad de los candidatos, para que ejerzan el cargo conforme a las exigencias del mismo. El Manual del CNJ y el Protocolo del CEJ pueden coadyuvar a este propósito y por ello es que son valiosos.

El proceso de elección de magistrados de la CSJ está compuesto de tres etapas: la elección de candidatos en la que participan los abogados y que organiza la Federación de Asociaciones de Abogados de El Salvador (FEDAES), de la que resultan 15 candidatos; la selección que realiza el CNJ de 15 candidatos; y por último, con base en los 30 candidatos anteriores, la elección que realiza la Asamblea Legislativa. Las dos iniciativas en comento en este artículo se refieren a las dos primeras etapas del proceso.

El Manual del CNJ desarrolla con detalle los pasos a seguir para realizar la selección, con el objeto de dotarla de publicidad y transparencia y de acreditar de forma objetiva la idoneidad. Asimismo, desarrolla la forma de efectuar las entrevistas y la evaluación de las mismas, entre otros aspectos. De ser bien aplicado el manual, se solventarían las críticas que justamente ha recibido el CNJ en elecciones anteriores al realizar procesos sin transparencia y seleccionar candidatos sin justificar su idoneidad, lo que generó incluso que la Sala de lo Constitucional le mandara a repetir la selección que hiciera en el año 2015, para que realizara la deliberación y la votación de manera pública y ponderara y documentara la idoneidad de los candidatos.

Por su parte, el Protocolo del CEJ regula el procedimiento para seleccionar los precandidatos que esta asociación de abogados propondrá para que participen en la elección que organiza la FEDAES, de manera que se garanticen la transparencia y la equidad en el proceso, así como los requisitos mínimos y el perfil de idoneidad que se busca alcanzar en los candidatos. Para ello, exige acreditar la idoneidad en los términos que lo ha señalado la jurisprudencia constitucional y demostrar, entre otros aspectos, que tienen moralidad y competencia notorias y que no están afiliados a los partidos políticos, lo que será verificado por una comisión de selección. Este ejemplo de buenas prácticas debería ser retomado por las demás asociaciones de abogados que propondrán precandidatos a la CSJ, e inclusive por la misma FEDAES.

Las iniciativas acá referidas constituyen herramientas importantes para conducir una buena selección de candidatos a la CSJ, por lo que será necesario que el CNJ, además de lo que disponen las leyes respectivas, aplique el Manual adecuadamente y con objetividad, y que por su parte todas las asociaciones de abogados establezcan procedimientos transparentes para escoger candidatos que cumplan con los parámetros de idoneidad que ha señalado la jurisprudencia constitucional. Si esto es así, habrá menos espacios para los intentos de controlar partidariamente a la Sala de lo Constitucional.

Lee también

Comentarios