Lo más visto

El Okonomiyaki y las pupusas

En el “XII Yuki No Subasa”, realizado el fin de semana anterior por Yume No Saiten, con participación de la embajada de Japón, se conoció el Okonomiyaki estilo Hiroshima, alimento popular en esa provincia y el país, el cual además es un símbolo de Paz y Reconstrucción.
Enlace copiado
El Okonomiyaki y las  pupusas

El Okonomiyaki y las pupusas

El Okonomiyaki y las  pupusas

El Okonomiyaki y las pupusas

Enlace copiado


Según Kenishi Hosoi, profesor de la Universidad de Economía de Hiroshima, la importancia del Okonomiyaki proviene de su origen, situado después de haberse lanzado la bomba atómica en Hiroshima, donde “no había que comer”. Con pocos y accesibles ingredientes, los hibakusha crearon una comida popular que “les dio energía y esperanza” para enfrentar y superar una situación particularmente difícil: la muerte de miles de personas y la destrucción de la ciudad.

En este mes se cumplieron 71 años que la bomba Little Boy fue soltada sobre Hiroshima. No es difícil imaginar lo complejo de ese panorama, al tiempo de sentir admiración por la valentía, el coraje y la perseverancia de ese pueblo trabajador, creativo y maravilloso que practica valores milenarios y superando la devastación y el desastre es una de las principales economías y culturas del mundo.

Okonomiyaki consiste en tortillas de trigo con varios ingredientes cocinados a la plancha [(konomi (gusto) y yaki (cocinado a la plancha) significando “cocinado (a la plancha) a su gusto”], en referencia al cliente, o a cómo lo preparan los cocineros. El Okonomiyaki estilo Kansai se diferencia en que sus ingredientes son mezclados y no apilados, como en la versión Hiroshima.

Para preparar y servir los Okonomiyaki aparecieron muchos establecimientos precarios, que pronto constituyeron un mercado en creciente aumento, los que en época más reciente fueron desalojados por la municipalidad dando paso a edificios modernos que albergan restaurantes que sirven esta especialidad. El profesor Hosoi ha calculado el número de establecimientos de Okonomiyaki en relación con 100,000 habitantes y la tasa es considerable.

Enseguida, el Sr. Takamitzu Ozawa, vicepresidente de una empresa que vende alimentos japoneses en EUA, preparó varios Okonomiyaki que cortados en pequeñas porciones fueron degustados por personas seleccionadas.

Contextuados en una cultura que destaca el gusto y amor por la belleza, los colores, los contrastes y el balance, los Okonomiyaki son asimismo unas obras de arte. En dependencia de ingredientes que modernamente han agregado, tienen diversos colores, incluido el rojo, que deriva del chile habanero, por ejemplo. Las salsas contribuyen también a la decoración y sabor de este alimento.

El evento fue engalanado también por los jóvenes que afortunadamente practican el cosplay. Así se pudo admirar a diferentes personas disfrazadas de varios personajes derivados de ese otro espectacular invento que nos ha regalado la cultura japonesa, el anime, que nos ha hecho disfrutar de aventuras, misterios y otras varias emociones.

En relación con las pupusas es probable que, en su origen, este alimento nacional fuese “comida de pobres” aunque el queso, uno de sus ingredientes básicos, nunca ha sido barato y los frijoles están a veces por las nubes. En restaurantes de lujo se puede disfrutar de pupusas gourmet y especialidades que reafirman el carácter nacional, como las “pupusas locas”, cocinadas hoy, a la plancha.

Este alimento ha recibido poca atención de los académicos e investigadores, analizándose en cambio los últimos estertores del capitalismo en ciertos países, mientras en otros crecen geométricamente los millonarios y opciones políticas antes desafectas a los negocios, han incursionado en ellos con un dinamismo impresionante.

Mientras el pueblo japonés es ejemplo mundial de supervivencia, trabajo creativo, inteligencia y superación, en otros lares no se toca fondo, aunque sea para impulsarse e iniciar la salida de la prolongada crisis.

Tags:

  • okonomiyaki
  • hiroshima
  • japon
  • comida

Lee también

Comentarios