Lo más visto

Más de Opinión

“El Salvador: Grande como su gente”

Un mundo globalizado y más competitivo vuelve imprescindible la gestión de marca para el posicionamiento de los productos, las empresas y también de los países.
Enlace copiado
“El Salvador: Grande como su gente”

“El Salvador: Grande como su gente”

“El Salvador: Grande como su gente”

“El Salvador: Grande como su gente”

“El Salvador: Grande como su gente”

“El Salvador: Grande como su gente”

Enlace copiado
La fortaleza de una marca nace de la estrategia y señala el rumbo para posicionar el valor intangible, la reputación e imagen de un producto o servicio que, a su vez, logra beneficios de ella.

Una estrategia comercial exitosa debe contar con una marca que sea distintiva, suficientemente diferenciadora del bien tangible o intangible que identifica y promueve, que sin decirlo expresamente haga que las personas perciban la historia detrás de ese bien y lo que promete al que lo consume.

Un producto o servicio puede ser de gran calidad y puede tener muchos atributos que lo hagan deseable a los potenciales consumidores, pero si no hay una estrategia comunicacional adecuada, esos consumidores no llegan a conocerlo y pasarán de largo sin adquirirlo.

Lo mismo pasa con los países, pero en un contexto más complejo. ¿Cómo se dan a conocer los atributos de un país? ¿Quién decide qué se da a conocer de un país? ¿Un país se puede promocionar como un producto o servicio?

De un país se conoce normalmente lo que transmiten las noticias periodísticas, que tienen como función informar y crear opinión, pero su objetivo es distinto al de una estrategia de posicionamiento internacional.

Los objetivos de una estrategia de país pueden ser: promover sus productos de exportación, dar a conocer sus recursos naturales y atraer turismo, divulgar sus sistemas legales y políticos y las bondades de fuerza laboral para atraer inversiones.

En fin, dar a conocer los elementos y valores que lo hacen competitivo.
Toda estrategia comunicacional necesita destacar lo positivo, lo valioso que nos llena de orgullo y que tenemos para ofrecer. Esto se logra con un proceso de identificación de fortalezas y establecimiento los objetivos que orientarán las medidas encaminadas a alcanzarlos.

Una estrategia de marca país es clave para que nosotros mismos recordemos y destaquemos nuestras fortalezas para darlas a conocer al mundo. Sirve como una sombrilla para todas las medidas y planes para promover y explotar nuestros valores.

Nuestro país tiene un sistema de propiedad intelectual eficiente y moderno que brinda a las empresas, a través de sus marcas, la oportunidad de proteger sus activos y dotarlos de un valor agregado, garantizando su posicionamiento en el mercado.

¿Por qué no aprovechar ese mismo beneficio y potencial a favor de la producción, sus exportadores y para atraer el turismo e inversiones?

El Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019 El Salvador Productivo, Educado Y Seguro, fortalece la institucionalidad y el marco legal para fomentar la productividad y competitividad en función de las prioridades de crecimiento y desarrollo del país.

Son muchos los países que han utilizado con éxito estrategias de marca país. Es tiempo que El Salvador ponga estas herramientas al servicio de su propio crecimiento y el bienestar de su gente, que, como lo dice la misma marca país, ¡es grande!

Nuestro país es el más pequeño del continente en territorio, pero cuenta con una gran riqueza en bellezas naturales y culturales, tiene una historia de temple, de reconciliación y de construir paz.

Una de las principales características por la que se nos reconoce a los salvadoreños es por ser trabajadores e ingeniosos. La fórmula de éxito para que El Salvador crezca es dar a conocer esa grandeza y darle la oportunidad de desarrollar todo su potencial.

Esa es la promesa de la marca país: las cualidades de nuestra gente.

Porque El Salvador es ¡Grande como su gente!

Unámonos para crecer.  

Tags:

  • marca
  • productos
  • consumidores
  • Plan Quinquenal

Lee también

Comentarios