Lo más visto

El Salvador el más afectado

Contra todo pronóstico Donald Trump ganó las elecciones, convirtiéndose en el cuadragésimo quinto presidente de EUA y ha quedado en evidencia que la percepción de las casas encuestadoras no reflejan la intención de voto, sino únicamente la simpatía de un candidato. Está claro que Donald Trump no es simpático, ni tampoco es conocido por ser un hombre amable o dulce con sus adversarios o con sus empleados.
Enlace copiado
El Salvador el más afectado

El Salvador el más afectado

El Salvador el más afectado

El Salvador el más afectado

Enlace copiado


En consecuencia el carácter que posee Trump le ha permitido liderar los negocios inmobiliarios, en el cual ha destacado desde hace muchos años. Liderazgo que impregnó desde el inicio de la campaña utilizando las técnicas de mercadeo y la psicología a la inversa, es decir, creó un efecto de popularidad haciendo comentarios peyorativos hacia las mujeres e inmigrantes.

Exploto el sentimiento popular imperialista, dicho de otra manera, se salió del esquema convencional de hacer política y rompió el molde que traían la mayoría de políticos norteamericanos; destacó por su discurso racial, atacó de frente el problema de inmigración centrándose en Centroamérica y México, como la causa de los problemas de violencia y enfermedades de EUA, enmarco en la galería de las propuestas la construcción del muro fronterizo con México.

Así mismo, potencializó el descontento de la clase trabajadora que ha sufrido en la última década el haber perdido una poción privilegiada de ingresos, al cerrar diversas fábricas, y ser trasladas hacia México u otros países aledaños. Del mismo modo enfrentó a extremistas musulmanes, enviándoles un mensaje claro que no les permitirá el ingreso a EUA.

También anunció que anulará dos decisiones ejecutivas clave tomadas por el presidente Obama, la primera se refiere a la abolición de La Ley Obamacare. Y la segunda a la ley que favorece a los Dreamers, que permitía temporalmente la permanencia en EUA de personas que ingresaron al país siendo menores de edad. Cerrando así los espacios de inmigrantes.

Es decir que el ingreso hacia EUA de forma ilegal, indudablemente en la gestión de Trump, será mucho más difícil. En ese mismo sentido anunció que las deportaciones de indocumentados y delincuentes rondarán los tres millones. Con ello se verían afectados El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua. Ya que la cantidad de indocumentados y de personas que emigran a diario hacia EUA es sumamente alta.

Lo anterior vendría a aumentar en El Salvador la delincuencia común, el crimen organizado y las pandillas. Y por ende habrá mayor pobreza e inseguridad. Por lo tanto la ayuda que recibirá a futuro nuestro país de EUA estará condicionada al combate de la corrupción, al fortalecimiento de la transparencia y al respeto a la independencia de los órganos de Estado, o sea cerrar los espacios para que los gobiernos populistas o socialistas del siglo XXI no concentren el poder.

De lo contrario pasará lo mismo que en Venezuela y Nicaragua, donde los dictadores Maduro y Ortega tienen tan concentrado el poder que se les facilita continuar en el Ejecutivo. Maduro ha retrasado el referendo revocatorio y Ortega recién ganó las elecciones de forma ilegítima con una participación pírrica del 30 % del padrón electoral y con algunos observadores internacionales que están siendo procesados por su país de origen por actos de corrupción e enriquecimiento ilícito.

Por lo tanto El Salvador debe ser prudente con sus declaraciones, ya que EUA no necesita nada de El Salvador, pero nosotros sí necesitamos; de la poderosa inyección de las remesas, de la ayuda de programas auspiciados por el AID, de las exportaciones de productos nostálgicos que se hacen a diario hacia EUA. Y por lo visto tendremos un futuro sombrío.

Tags:

  • donald trump
  • deportaciones
  • migrantes
  • delincuencia
  • pandillas

Lee también

Comentarios