Lo más visto

Más de Opinión

El Salvador en crecimiento y disminución

Somos un país que está en constante crecimiento y disminución, la pregunta es ¿en qué? Se describirá una pequeña lista:
Enlace copiado
El Salvador en crecimiento y disminución

El Salvador en crecimiento y disminución

El Salvador en crecimiento y disminución

El Salvador en crecimiento y disminución

Enlace copiado


—Se ha logrado un crecimiento económico para los que están en el Gobierno. Antes no tenían nada, abogaban por el pueblo, hoy han comprado casas, ranchos y carros lujosos.

—Incremento en la tala de árboles, construcciones de residenciales en lugares que eran pulmones de oxígeno de nuestro país, construcción de carreteras para, supuestamente, reducir el tráfico y esto debido al crecimiento poblacional.

—Se han aumentado los impuestos.

—Incremento de la delincuencia, del desempleo, de la deuda externa, de basura y contaminación.

Pero no todo es bueno, estamos disminuyendo, menguando, es decir, estamos perdiendo los valores morales, éticos y cívicos, salud, cultura y educación. Todo esto lo observamos a diario en los medios de comunicación, presidentes y alcaldes presos o buscados por la justicia, líderes religiosos muertos por acciones indignas, niños extorsionando, robando y matando, padres violando a sus hijos, negociaciones fraudulentas contra toda lógica.

Muchos se han preguntado ¿por qué culpan al Gobierno de todo lo malo que pasa en el país? La respuesta correcta será porque en la Constitución de la República de El Salvador establece la responsabilidad y obligación del Estado, garantizar el goce de los beneficios al pueblo salvadoreño.

Entonces somos o no responsables de que el país esté en decadencia, si nosotros tenemos la potestad, voz y voto para elegir a nuestros dirigentes. En nuestras manos está el mejorar El Salvador.

¿Cuándo? un representante del Gobierno se ha tomado la molestia de ir a un cantón como Argentina, cantón El Cuje, los Izotes, la Pushtan, Nueva Granada, San Roque, etcétera, y se ha puesto un cántaro de treinta libras en la cabeza o espalda para halar agua a pilas de nacimiento ubicadas kilómetros a pie? ¿Cuántas veces han preparado su almuerzo en cocinas de leña cortada con hacha, ¿cuántas veces han comido solo frijoles sancochados y agua azucarada en el desayuno, almuerzo y cena. Me gustaría ver eso?

¿Cuántas veces han visitado cantones donde existen cuatro iglesias y una escuela pública, familias con ocho o más hijos, descalzos, y a veces desnudos porque sus iglesias les dicen “tengan los hijos que Dios les dé”, cantones donde casi el cien por ciento de sus habitantes no saben leer ni escribir? La mayoría de representantes públicos solo saben comer y beber bien.

En muchas ocasiones se dice que para cambiar y mejorar El Salvador pasarán muchos años antes de que eso suceda, pero si nunca iniciamos, así ¿cómo lograremos un país diferente? Siempre nos sentamos a conversar, recordar el pasado y a darle vueltas y vueltas al problema, no sería más productivo ver el futuro, encontrar las soluciones y trabajar en ellas, el éxito se logra del fracaso.

Nosotros sabemos, nos damos cuenta de quiénes son los corruptos, los que cometen negocios ilícitos, injusticias, mala administración fiscal, abusos de poder, maltratando, acosando a las colaboradoras aprovechándose de la necesidad, con ver, oír y callar no prosperaremos jamás, si no decimos la verdad por miedo a perder la vida, el trabajo, dinero y el poder, entonces somos partícipes de ello y estamos perjudicando a personas inocentes, la verdad es cruel y duele, pero es necesaria para liberar al país de la escoria.

Pensar en un país que tenga gobernantes que puedan controlar el incremento y la disminución ¿será muy idealista o imposible?

Aún estamos a tiempo para darle un giro diferente al país, es difícil, ¡claro que sí!, lo bueno y correcto no es tarea fácil. Nada es imposible si somos guiados por Dios.

Tags:

  • crecimiento
  • impuestos
  • delincuencia
  • corrupcion

Lee también

Comentarios