Lo más visto

El Salvador en frases

Nelson Mandela indicaba: “Derribar y destruir es muy fácil. Los héroes son aquellos que construyen y que trabajan por la paz”.
Enlace copiado
El Salvador en frases

El Salvador en frases

El Salvador en frases

El Salvador en frases

Enlace copiado
La polarización que impera en el país impide un entendimiento básico y promueve el odio entre salvadoreños. Tan es así que varios dirigentes políticos y gubernamentales insisten en desacreditar y descalificar a toda persona u organización que piense diferente. Se requieren, entonces, líderes democráticos y ciudadanos activos para edificar la paz social.

Albert Einstein planteaba: “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”. Al aplicar esta aseveración al país, se constata que la apatía o indiferencia ciudadana permite que el 30 % de los electores (el “voto duro”) defina el rumbo del país. Esta tendencia es adversa porque consolida el centralismo y estimula la lucha partidaria por el control del aparato estatal.

Mark Twain apuntaba: “Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos de que han sido engañados”. Este refrán es adecuado para destacar el radicalismo con que las fuerzas políticas dominantes han motivado a sus seguidores en El Salvador. El odio inculcado hace que numerosos coterráneos sigan anclados en la Guerra Fría (capitalismo vs. comunismo). La incógnita es si la ciudadanía despertará a tiempo o el populismo cautivará al electorado con propuestas inviables y falsas promesas.

Abraham Lincoln afirmaba: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Esta frase invita a que sociedad civil, círculo académico y medios de comunicación aúnen esfuerzos para analizar y debatir sobre la realidad nacional. No se vale que se siga gobernando a base de estrategias comunicacionales (marketing político). Ha llegado la hora de que la sociedad civil levante su voz constructivamente y defienda sus derechos e intereses. Urgen acuerdos mínimos y el cumplimiento de los mismos.

Henry Ford subrayaba: “No puedes construir tu reputación hablando sobre lo que vas a hacer”. Esta afirmación les plantea un reto a los partidos políticos para superar la crisis de credibilidad por la cual atraviesan. Miles de ciudadanos están hartos de promesas incumplidas y cansados de que la vida nacional gire alrededor de la agenda electoral (omitiendo las causas determinantes de la inseguridad y el desempleo). La población demanda acciones y resultados concretos.

Malala Yousafzai plantea: “No queremos políticos que tomen todas sus decisiones con el único objetivo de imponer sus ideologías, lo que queremos es que escuchen a la gente”. Esta reflexión de la Nobel de la Paz es pertinente porque los gobiernos de turno han hipotecado el futuro de los niños salvadoreños (creciente endeudamiento) y se percibe –en el contexto electoral– la amenaza del neopopulismo. Conviene, entonces, que la ciudadanía declare que la educación es la solución.

John F Kennedy interpelaba: “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país”. Esta idea invita a los salvadoreños a dejar de pensar en que “papá gobierno” les va a solucionar sus problemas. La vía democrática es que los ciudadanos se organicen, movilicen, propongan e incidan en la gestión de políticas públicas. Es decir, no hay solución sin participación.
 

Tags:

  • polarizacion
  • populismo
  • apatia
  • voto duro

Lee también

Comentarios