Lo más visto

Más de Opinión

El Salvador en vilo

Enlace copiado
Rafael Ernesto Góchez

Rafael Ernesto Góchez

Enlace copiado

Los salvadoreños siguen poniendo a prueba la alternabilidad en la Presidencia de la República. Con su voto, el pueblo sacó a ARENA en 2009 y luego quitó al FMLN en 2019. Estas decisiones han generado muchas inquietudes y expectativas. Hoy día, numerosos ciudadanos se dan por satisfechos con haber despojado a los partidos tradicionales de la silla presidencial, los incrédulos asumen que todo seguirá igual y otros piensan que con el próximo mandatario las cosas serán diferentes.

Más allá de los dimes y diretes, lo cierto es que la violencia delincuencial no surge espontáneamente en los catorce departamentos del país y las instituciones públicas han sido rebasadas por el crimen; por lo que, es esencial que el gobierno entrante coordine acciones con los otros Órganos de Gobierno y el Ministerio Público para derrotar a la corrupción sistémica y revertir las altas tasas de impunidad.

En este contexto y dado que un significativo porcentaje de salvadoreños vive con miedo y en zozobra, el nuevo GOES tendrá que actuar pronto y acertadamente en tres áreas estratégicas: (1) seguridad pública, (2) cobertura y calidad de los servicios de educación y salud pública y (3) ampliación de oportunidades de inversión y empleo a nivel local.

Luego de fijar las prioridades del período 2019-2024, el gobierno entrante debería alinear el presupuesto general y la cooperación externa en esa dirección. Consiguientemente, los ciudadanos deberían analizar los siguientes puntos cardinales en el discurso presidencial del 1/junio/2019 y en las políticas públicas que se implementen entre 2019-2020.

1. Poner fin al uso generalizado de la fuerza bruta como modus vivendi. Este es un problema espinoso, multicausal y costoso, cuya solución requiere de acciones duraderas. La llave está en (a) fortalecer las unidades básicas de la sociedad (familia, escuela y comunidad); (b) promover la autosuficiencia en personas vulnerables; y (c) aplicar efectivamente la ley (investigar, perseguir y castigar el delito).

2. Recuperar el control territorial. Cuatro pasos decisivos son: (a) invertir en capital humano y social a nivel local; (b) promover medios de vida sostenibles en poblaciones de escasos recursos; (c) ejercer debidamente la fuerza pública; y (d) sustituir el asistencialismo por educación técnica, formación profesional y emprendimiento.

3. Aumentar las inversiones y generar empleos a nivel local. Tres medidas en este campo son: (a) eliminar barreras a la inversión y el comercio internacional (simplificar los trámites y agilizar los pasos fronterizos), (b) incentivar las inversiones fuera del AMSS y (c) fortalecer los servicios técnicos y financieros para el desarrollo empresarial en los catorce departamentos del país.

4. Mejorar la gobernabilidad. Tres acciones estratégicas en esa dirección son: (a) realizar una reforma fiscal en función de una Agenda de País, (b) fortalecer las instituciones estatales que controlan el ejercicio del poder público, y (c) aumentar la participación ciudadana en la elaboración, ejecución y monitoreo de políticas públicas.

Reflexión: miles de compatriotas piensan que el nuevo GOES (1) generará confianza y certidumbre en el país, y (2) mejorará la calidad de vida de los salvadoreños en su terruño. Estas expectativas se volverán irracionales en el instante que el gobierno entrante pretenda lograr dichos objetivos sin construir una Agenda de País, sin impulsar la descentralización económica y sin efectuar una reforma fiscal. El Salvador está en vilo.

Tags:

  • alternabilidad
  • violencia
  • seguridad
  • inversión
  • empleo
  • control territorial
  • gobernabilidad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines