El Salvador hoy

Hoy los salvadoreños estamos en todas partes, y esa presencia difundida por las más variadas locaciones del mapamundi está en perfecta concordancia con la expansión global que es tan característica de nuestro tiempo.
Enlace copiado
Enlace copiado
Esto significa que la dinámica salvadoreña se ha puesto a tono con la evolución universal, y ese es un dato que tendríamos que reconocer como señal verdaderamente inspiradora de lo que somos y de lo que podemos, más allá de nuestras múltiples limitaciones y carencias. Y esto se junta a un hecho que hace unas pocas décadas hubiera sido inimaginable: que en este mundo global cada vez con menos fronteras los emigrantes ya no van a desaparecer en sus lugares de destino, sino a emerger en ellos. Eso explica que los salvadoreños que viven fuera de nuestras fronteras tradicionales estén más presentes en nuestro interior de lo que estamos los que vivimos dentro. El amor al país nos lo están enseñando los que físicamente viven lejos del país. ¡Extraordinaria paradoja que pone al destino nacional en otro plano! En lugar de seguir enfrascados en los laberintos subterráneos del pasado tendríamos que reconocer los tragaluces inspiradores del presente. Hay un nuevo país por descubrir: un país de luces y sombras que, pese a todas las adversidades, está cada vez más habilitado para hacer bien su tarea histórica.

Lee también

Comentarios

Newsletter