Lo más visto

El Salvador: riesgos mundiales y locales

Gobierno, políticos, empresarios y trabajadores, medios, todos debemos aportar para reenrumbar a El Salvador y evitar mayores conflictos, en un entorno mundial amenazante, para ver cuáles son los riesgos a evitar y las oportunidades a aprovechar.
Enlace copiado
El Salvador: riesgos mundiales y locales

El Salvador: riesgos mundiales y locales

El Salvador: riesgos mundiales y locales

El Salvador: riesgos mundiales y locales

Enlace copiado
El mundo vive un ciclo cada vez más tenso e inseguro, amenazado por el terrorismo, grandes migraciones y desplazados, guerras, y ahora, se suman los visos de “guerras económicas” e incluso resalta y preocupa el aviso del gobierno del presidente Donald Trump a Corea del Norte por medio de su secretario de Defensa, general James Mattis, en su gira por Corea del Sur y Japón, quien dijo: “Cualquier intento de un ataque nuclear contra Estados Unidos, o sus aliados, o cualquier uso de armas nucleares recibirá una respuesta eficaz y abrumadora”.

El mundo vive una situación difícil de pronosticar, marcada por altos riesgos y amenazas a la economía y a la paz mundial, lo que, de suceder, también golpearía a El Salvador, donde se viven situaciones que no son alentadoras, que nos distraen de los temas más importantes y analizar las amenazas y oportunidades que se pueden dar ni qué hacer para salir exitosos.

Si analizamos la situación interna en El Salvador comprenderemos por qué es altamente preocupante.

Se ha perdido el respeto a las autoridades, amenazan a jueces y deben abandonar sus instalaciones, matan a soldados, policías y sus familiares.

Hay indolencia para cumplir la ley, partiendo por el mal ejemplo que dan instituciones del Estado: no se cumple la Ley de Ética Gubernamental ni del Escalafón de Salud ni de los desmovilizados de la Fuerza Armada y excombatientes del FMLN, ni la Ley de Responsabilidad Fiscal.

Se utilizan fondos públicos para financiar a ONG con afinidad ideológica al Gobierno y, aparentemente, también como favores políticos, a lo que se suma el financiamiento de actividades gubernamentales que se ven como claras actividades de proselitismo político electoral, como son el Buen Vivir, que dan vida a la “pobreza feliz”: la gente sigue viviendo en pobreza, pero con una pequeña “prebenda” se sienten feliz y eso da pauta a pedirles el voto.

Licitaciones con altos indicios de amaños y entrega de fondos públicos provenientes de préstamos para hacer la infraestructura de un negocio “privado” como el SITRAMSS, entre muchas denuncias. Todos estos serían señalados como actos de corrupción en otros países, pero acá no se investigan a fondo y así se crea un halo de impunidad, que es contagiosa.

El espionaje, la difamación usando trollers, la inmoral creación de “espejos” de medios de comunicación para difamar; ataques con panfletos a medios, empresa privada, oposición y organizaciones no afines al Gobierno por entidades controladas por el FMLN, van creando condiciones para alcanzar el “poder total”.

Protestas de profesores por impago de salarios y de bonos y uniformes de 2016, de médicos por incumplimiento del Escalafón, de trabajadores del Ministerio de Hacienda y FOVIAL demandando cumplimiento de acuerdos salariales, van creando un ambiente social cada vez más tenso, que estimula mayores grados de polarización, confrontación y radicalización política.

Y los partidos políticos, así como sus representantes, se han ganado las más bajas calificaciones según todas las encuestas. La gente protesta contra ellos, tanto por actos indebidos como porque tienen la percepción que (en política se ve como “realidad”) dan prioridad a sus propios intereses sobre los de la gente. Además, se le agregan muchas cosas que no son verdaderas, sin saber quiénes los atacan y por la indiferencia de los políticos, que están poniendo en riesgo el sistema democrático. Cuidado, que los antisistema serán los ganadores y la inmensa mayoría los perdedores. Recordemos que los partidos políticos “son el único instrumento para el ejercicio de la representación del pueblo dentro del Gobierno” y deben respetar “los principios de la democracia representativa (Constitución, art. 85).

A eso se suma que, si los partidos no dan toda la información de sus donantes tal como “se les requiere”, se les podría impedir participar en las próximas elecciones. Algo gravísimo, porque de suceder, esto podría abrir la caja de Pandora y romper el sistema democrático, donde los únicos ganadores serían los que buscan el “poder total”. Este es el mayor riesgo silencioso que hoy vive El Salvador.

Ante todo esto, Gobierno, políticos, empresarios y trabajadores, medios, todos debemos aportar para reenrumbar a El Salvador y evitar mayores conflictos, en un entorno mundial amenazante, para ver cuáles son los riesgos a evitar y las oportunidades a aprovechar.

Tags:

  • fmln
  • sitramss
  • fovial
  • espionaje
  • corrupcion
  • impunidad

Lee también

Comentarios