Lo más visto

Más de Opinión

El Seguro ya no es tan Seguro

A veces uno quisiera mantener la boca cerrada, aunque el pensamiento le revolotee por todos lados y la indignación le sube a torrentes por la sangre.
Enlace copiado
El Seguro ya no es tan Seguro

El Seguro ya no es tan Seguro

El Seguro ya no es tan Seguro

El Seguro ya no es tan Seguro

Enlace copiado
La verdad es que no hay derecho, que te traten con descortesía y prepotencia, lo que sí hay es derecho a la salud: que debe cumplirse, respetarse y practicarse día a día en el servicio que se presta. Porque este es el deber, la función de los servidores públicos. Y no pueden alegar ignorancia de ley o norma, pues por ello reciben un salario emanado de los impuestos que el Estado recolecta o deuda que adquiere para el funcionamiento del sistema de salud.

Digo esto ya colmada la paciencia sobre los funcionarios que dirigen y administran el Seguro Social.

Sucede que en lugar de cambiar para mejorar, las cosas van empeorando. Ahora una cita te la programan para 4 meses y muchas medicinas que recetan no hay en la farmacia. ¿Ilógico, verdad?

Sí, una persona que requiere un examen urgente que pone en peligro su vida debe esperar unos tres meses, un poco antes de la cita con el especialista. O existen personas que requieren un mejor cuido y cuando llegue la cita ya se han deteriorado, al extremo que ya no es recuperable. A lo mejor en la próxima cita les saluden desde el cielo o donde haya ido.

Por otra parte, los médicos deberían de conocer la existencia de los medicamentos disponibles. De cada cuatro recetas, dos no hay. Y esto se está volviendo habitual, si no el ejemplo más cercano que puedo referir es la unidad de salud en Lourdes, Colón.

¿Qué nos dice esto? Que hay ineficiencia en la adquisición de medicamentos y en la logística de provisionar a las unidades periféricas. Si no hay en la unidad de su población en el municipio, lo refieren a la farmacia central allí por Metrocentro en San Salvador... ¿A ver si hay? ¿Y los costos, el tiempo, el riesgo? Saben qué promueven: descontento, rabia, rencor, son cientos de seres humanos que se ven afectados.

¿Qué pasa entonces con la eficiencia y eficacia en el cumplimiento de sus funciones? Por qué no cumplen y hacen realidad el derecho humano a la salud. Realmente no hay excusa, ni política ni administrativa, son décadas que lleva de funcionamiento el sistema interno del Seguro Social, y en periodo anteriores la atención y el servicio de medicamentos era mejor.

Y ahora quizás lo más penoso, el personal médico; los que han olvidado el juramento hipocrático, llenos de intolerancia, soberbia, prepotencia, los que se han quedado con la raigambre cultural que la salud pública es una beneficencia para los más pobres, los marginados, los excluidos, los que son dignos de lástima y desprecio. Allí no hay tales de calidad y calidez en el trato, bella norma del derecho a la salud.

No hablo de todos los médicos, esto lo he visto y me han comentado; se da más en los médicos mayores, los que atienden mejor en su clínica privada y sus ingresos superan a la “más media”, los ingresos para solventar sus necesidades de clase. Es un escaso porcentaje, pero los hay y se notan, son un lunar verde que los mismos pacientes señalan. Fácil de detectar.

Por último, de igual manera el personal de enfermería, son unos pocos los que no cumplen con los estándares de calidad y calidez, pero abundan.

El Seguro social es un ente millonario, autónomo y con una superestructura técnica y administrativa que debería de proveer un pueblo sano, satisfecho, manifestación clara de un gobierno para la gente.

Tags:

  • salud
  • atencion
  • seguro social
  • medicamentos

Lee también

Comentarios