El TPS: un tema que nos invita a sumar como nación

Enlace copiado
Hugo Martínez / Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador

Hugo Martínez / Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador

Enlace copiado

La búsqueda de alternativas que brinden estabilidad migratoria para los compatriotas con el Estatus de Protección Temporal (TPS) ha sido la motivación de uno de los mayores esfuerzos que hemos emprendido como Cancillería desde noviembre de 2016, desde cuando ya se preveía un cambio en la política estadounidense en este ámbito, por lo cual intensificamos las acciones con miras a favorecer a los connacionales con esta prerrogativa.

Estas gestiones se han enmarcado en una estrategia integral, puesta en práctica en diversas fases, la cual nos ha permitido desarrollar en ese mismo período varias visitas a Washington D. C., para abogar por nuestros hermanos y hermanas, resaltando sus múltiples aportes, que ya son por todos nosotros conocidos y que no solo se dan en las comunidades estadounidenses en donde han establecido sus hogares, sino que son un indiscutible apoyo a nuestro país en los ámbitos económico, social y cultural.

Desde 2016 hemos recorrido como Cancillería un camino que nos ha deparado muchos retos y, al hacer un recuento, vemos con satisfacción cómo ahora las opiniones favorables y el respaldo a la comunidad han crecido. Esto, debido a la sumatoria de las acciones del Gobierno y las de numerosos actores, entre ellos congresistas, gobernadores, alcaldes, iglesias de diversas denominaciones religiosas, tanques de pensamiento, organizaciones que trabajan a favor de los migrantes, gremiales y empresas que dan empleo a los connacionales.

Todos estos sectores se han expresado en defensa de nuestra gente, resaltando que son una fuerza laboral con gran valor en diferentes industrias y que, gracias a su pujanza, también han establecido negocios con los que no solo dan sustento a sus seres queridos, sino que generan empleo a otros migrantes e incluso a ciudadanos norteamericanos. A todos ellos ahora les pedimos que nos acompañen en esta nueva etapa que implica dos grandes desafíos.

El primer reto al que nos enfrentamos es superar con éxito la última reinscripción de 190 mil salvadoreños a este beneficio migratorio, esto requiere la unión de todos los esfuerzos posibles, tanto en Estados Unidos como en El Salvador. En nuestra nación significa, especialmente, dejar de lado los intereses partidarios y la politización del tema, pues como corazón del TPS hay un sinnúmero de historias de personas, quienes con su entrega han construido sus vidas y las de sus familias en un país que no les vio nacer, por lo que su empeño por salir adelante ha sido sumamente destacado.

Lo anterior me lleva a invitar a quienes se han alzado recientemente como nuevas voces en este tema, a sumarse a las acciones que hemos promovido y a que abordemos esta lucha como una prioridad de nación, al poner como centro a la gente, procurando motivarlos a la reinscripción y no permitir que cualquier interés personal o político sea más importante.

A pesar de encontrarnos en una feroz campaña electoral, como políticos debemos ser responsables e informarnos, sobre todo antes de realizar afirmaciones que solo buscaron causar temor y desesperanza, al decir que el TPS concluyó el 8 de enero y que, de forma automática, los compatriotas serían retornados masivamente en pocos días al país, cuando en realidad la prerrogativa tendrá vigencia hasta el 9 de septiembre de 2019.

Para el Gobierno la reinscripción, además de brindar por 18 meses estabilidad migratoria y laboral a nuestros hermanos y hermanas, abre la puerta para que quienes estén amparados a este programa puedan conseguir un cambio de estatus al ser considerados en una nueva legislación, y justamente, alcanzar la misma ante el Congreso estadounidense, se constituye como el segundo desafío a enfrentar.

Después de más de un año de gestiones junto a diferentes organizaciones y con el acompañamiento de varios diputados de la Asamblea Legislativa, entre ellos su presidente, hemos contribuido a propiciar la presentación de cinco proyectos de ley que persiguen este objetivo. Ahora, la tarea que debemos cumplir es trabajar sin descanso por lograr los votos necesarios para que sea aprobada una de esas propuestas; esto solo se podrá obtener si en ese cometido estamos unidos.

Lee también

Comentarios

Newsletter