El aborto es horrible y cruel, aunque sea por “causales”

Enlace copiado
Enlace copiado

Cuando mencionan a EUA como ejemplo de modernidad, en cuanto al aborto se refiere, me causa indignación porque yo experimenté en carne propia la frialdad e inhumanidad de quienes suponen ser garantes de la salud de las personas en ese país. Por esas experiencias tan duras, decidí incorporarme a la defensa de la vida cuando llegué a vivir a El Salvador.

Cuando estaba embarazada de mi segundo hijo, John Paul, acabando de recibir la noticia que mi hijito mayor tenía autismo, me comunicaron que tenía altas probabilidades de que tuviera Síndrome de Down.

Durante 15 días recibí llamadas de la clínica. Era acoso, presión constante, “bullying” para que abortara al niño. Me decían que cómo iba a cuidar de dos niños con necesidades especiales. ¡Nunca se me pasó por la mente! Había visto imágenes de mis hijos por ecografía. Había escuchado sus corazones latir. Reconocía que eran mis hijos pequeñitos. Las llamadas constantes me provocaban angustia. El diagnóstico fue errado. Nadie se disculpó por la aflicción que me causaron. He escuchado de varios casos de error de diagnóstico.

Por eso no comprendo cómo mujeres que han podido apreciar imágenes tempranas del desarrollo de sus hijos puedan estar a favor del aborto. El niño cuando es deseado se llama bebé, es invaluable. Hay que cuidarlo desde que está en el vientre. Si no es deseado, es feto embrión o células, su vida no vale y DEBE ser descartado. Dicen no estar a favor del aborto, reconociendo que es malo, pero promueven supuestas causales que permitirían matarlos de forma cruel.

El aborto químico produce contracciones, dolor y náuseas, fuertes sangramientos y expulsión del niño. Algunas han visto restos de sus hijos. El aborto por succión: dilatan el útero forzosamente, introducen un aspirador que va arrancando los miembros gradualmente hasta extraerlo todo. El aborto por dilatación y curetaje, parecido al aborto por succión, descuartiza al bebé. Hay otros procedimientos, incluso otros aún más horribles cuando el embarazo está avanzado.

Esas “causales “para abortar son la puerta al aborto libre. El aborto por salud se prestaría a todo tipo de abusos. El Código Penal ya ampara a los médicos que en situaciones extremas dan tratamiento a la mujer causando la muerte indirecta y no procurada del niño. La causal por las mujeres violadas sería difícil de controlar; cualquier mujer puede alegar que fue violada. Además me parece una tremenda injusticia que se decrete pena de muerte para el inocente niño, en lugar de para el violador. Si les interesara el bienestar de las mujeres, primero abogarían por penas mucho más fuertes para reducir la incidencia de violación.

Cuando trabajé en la Fundación Sí a la Vida, atendimos a víctimas de violación. La enorme mayoría decidió tener a sus hijos y aseguraron que ese amor maternal les ayudó a superar el trauma de la violación. Se les ha dado acogida, refugio y apoyo integral. Velar por ambas vidas, eso deberíamos hacer como sociedad moderna.

Lee también

Comentarios

Newsletter