El agua es vida

El cuerpo humano tiene alrededor de 80 % de agua, y es sabido que en caso de desastre puede pasar más tiempo sin comer que sin beber. El agua es vital.
Enlace copiado
El agua es vida

El agua es vida

El agua es vida

El agua es vida

Enlace copiado
Los que ya estamos en el ocaso de nuestras vida y tuvimos la oportunidad de conocer la campiña recordamos que en algunos ríos había pozas de más de dos metros de profundidad en las que solíamos nadar como en una piscina porque sus aguas no estaban tan contaminadas, ya que si bien las campesinas lavaban la ropa en los ríos, utilizaban para ello “jabón de cuche” que no es tan dañino como los modernos detergentes.

Nuestro país es privilegiado por tener una precipitación pluvial anual de unos 1,800 milímetros anuales; sin embargo, la deforestación y las malas prácticas de cultivo producen alta escorrentía con la consiguiente súbita crecida de los ríos que arrastran árboles, piedras, arena y tierra; en terrenos planos cuando los ríos pierden fuerza, depositan los materiales de arrastre, de lo contrario, llegan hasta el río Lempa azolvando los embalses.

Antes de la creación de ANDA, el servicio domiciliar lo prestaba la alcaldía y se bebía agua del grifo porque no se embotellaba agua purificada y tampoco había ozonizadores domésticos, pero el agua no causaba enfermedades intestinales. En esa época recuerdo que había un balneario en la avenida España llamado Luna Park, cuya piscina era alimentada por sendos chorros de 4” de diámetro, pero el crecimiento poblacional ha demandado mayor cantidad del precioso líquido para atender las necesidades básicas de la población y por ello vemos con frecuencia que los pobladores de ciertas colonias cierran carreteras importantes en demanda de agua ya que pasan hasta un mes sin recibir tal servicio y, además de tener que pagar por un servicio no recibido, se ven obligados a comprar a precio de oro las cantaradas de agua que pequeños comerciantes les hacen “el favor” de servirles. Es lamentable ver la angustia que pasan los moradores de estas colonias y, por otro lado, da lástima ver las cantidades de agua potable que se pierden cuando se rompe una tubería y pasan semanas sin que se repare el daño.

Sería conveniente que todas las casas nuevas dispusieran de una cisterna y una cisterna comunal para las casas de vivienda mínima para paliar las necesidades más urgentes en caso de fallas en el sistema de distribución. También convendría llevar a cabo una campaña permanente para enseñar a los usuarios a economizar el agua cada vez más escasa, por ejemplo regando los jardines durante la tarde o por la noche para reducir la evapotranspiración, no barrer con la manguera ni dejar el grifo abierto cuando no se está usando el líquido.

Desde antaño los cafetaleros de los volcanes hacían cisternas que llenaban durante el invierno colectando agua de los tejados de sus instalaciones, la que utilizaban durante el verano para las necesidades domésticas y para fumigar sus cafetales. Lamentablemente perdemos tanta agua que nos regala la naturaleza. Ya hubo un ministro de Agricultura, el ingeniero Escalante Orozco, que tuvo la idea de grandes reservorios para captar agua lluvia aprovechando la topografía de nuestro territorio para la ganadería y para algunos cultivos. Técnicos de Israel podrían ayudar a nuestros agricultores ya que tienen una agricultura floreciente en un desierto, fueron ellos los creadores del sistema de riego por goteo con el que se logra mejor aprovechamiento del agua.

Tags:

  • anda
  • agua
  • lluvia
  • reservorios

Lee también

Comentarios

Newsletter