El año recién iniciado

Cuando un año comienza parece que se activan todas las neuronas de la expectación: ¿Qué nos encontraremos en el transcurso de los días que vienen?
Enlace copiado
Enlace copiado
¿Cuántas de nuestras expectativas podrán hacerse realidad? ¿A qué sorpresas, del tipo que fueren, tendremos que enfrentarnos?... Todas las respuestas las tenemos a disposición en nuestro gavetero íntimo. Lo importante es contar a tiempo con las llaves que nos permitan abrir las gavetas oportunas. Y esas llaves están en la conciencia y en el subconsciente. En otras palabras: la suerte individual depende, en abrumadora proporción, de lo que haga el individuo en persona, cada individuo, usted y yo. Estamos hoy en el quinto día de 2015. Todo un año por delante, que irá pasando con la rapidez a la que el tiempo se vuelve adicto cada día más. Pues bien: lo prudente y lo conveniente es que cada quien asuma, para su propio beneficio, esa dinámica temporal. No nos podemos pelear con el tiempo ni tampoco distanciarnos de él. Por el contrario: hagámonos sus aliados naturales, para recoger también los respectivos frutos de las estaciones sucesivas. Y en ningún caso nos quedemos en las preguntas sobre el futuro: activemos, dentro de nosotros mismos, las respuestas que le dan forma y sentido al futuro. Desde este mismo instante. Ya.

Tags:

  • tiempo
  • distancia
  • año
  • conciencia

Lee también

Comentarios

Newsletter