El bitcóin no necesitaba de embajadores gubernamentales

La cripto moneda y su uso mandatorio para un sector de la economía han sido un leitmotiv por el que Bukele será recordado internacionalmente, un ingrediente de su discurso, una pincelada indeleble de la construcción de su imagen.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Tres meses después de la entrada en vigor de la Ley Bitcóin, pocas personas en El Salvador tienen suficiente información para establecer si los beneficios y perjuicios por ella generados se equivalen a la propaganda invertida en ella.

La criptomoneda y su uso mandatorio para un sector de la economía han sido un leitmotiv por el que Bukele será recordado internacionalmente, un ingrediente de su discurso, una pincelada indeleble de la construcción de su imagen.

Pero superada la primera capa de pintura, los motivos que llevaron al mandatario salvadoreño a empeñar su capital político y sumergir a su administración en una primera crisis de comunicaciones -renglón en el que había sido disciplinadamente celoso- aún son borrosos.

En apariencia, está experimentando con los recursos, logística y conocimientos necesarios para emitir una suerte de moneda alternativa al dólar, una de las pocas sendas que le falta por recorrer ante el desastre fiscal y rampante endeudamiento.

Siguiendo esa hipótesis, el bitcóin es solo un modo seguro de referirse a esa realidad y a esa pretensión y que parezca fresco e innovador en lugar de un movimiento desesperado. Pero a la postre, Bukele apostaría por un activo digital distinto, nuevo y alarmantemente vulnerable, no por ese famoso cripto valor.

Otra línea de análisis indicaría que detrás de la seducción presidencial por el bitcóin hay solo una pretensión de salirse del corral del financiamiento estadounidense y buscar los fondos que viabilicen el presupuesto 2022 en esa comunidad de inversionistas y especuladores.

En ese orden, Bitcoin City haría las veces de un El Dorado para El Salvador, es decir un proyecto utópico, más discursivo y filosófico que práctico, a partir de cuya discusión se justificaría que multimillonarios del cripto mundo le presten dinero al Estado sin mayores garantías más que las de reconocer en el presidente cuscatleco a uno de los suyos.

Cada vez queda más claro que el bitcóin y el ascenso de la cripto economía es más fuerte, más potente y está más relacionado con el acceso universal al intercambio de bienes de lo que Bukele plantea.

Algunos de los mismos voceros e inversionistas que visitaron el país hace algunas semanas para hablar sobre estos temas aseveraban que el gen fundamental de este cambio en el modo en que la gente puede acceder a servicios y operaciones financieras es de inspiración liberal.

Eso dista diametralmente de lo que Bukele dice: propone un solo modo de aplicar, participar y gozar de los beneficios de un producto tal, aparentemente desde el área de influencia e interés del Estado aunque su proyecto tiene obvios componentes privados.

La tradicional pujanza y frescura de ideas del sector privado nacional le permitirá de modo eventual entender, desarrollar y capitalizar al máximo los cripto valores; ya hay ejemplos exitosos y cada vez mayor conocimiento. Ni siquiera la actuación invasiva y disociadora del gobierno respecto de esta materia impedirán que eso ocurra.

Pero la falta de información sobre los verdaderos propósitos del gabinete económico al lanzarse de modo compulsivo en esta búsqueda de inversión y asociación con la cripto economía es, tres meses después de la famosa Ley Bitcóin, un valladar que no puede ignorarse.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines