El café de la política

No. No se trata de una inversión de términos, sino más bien de poner en perspectiva –dentro de la miríada de problemas que confrontamos por el radicalismo de las principales fuerzas políticas– algo que genera optimismo: la firma de un Pacto Nacional por la Reactivación del Café.
Enlace copiado
El café de la política

El café de la política

El café de la política

El café de la política

Enlace copiado
El objetivo en sí ya da para sentir entusiasmo porque se trata de rescatar la actividad productiva que por muchos años se mantuvo como la columna vertebral de la economía nacional.

Pero la noticia también adquiere un significado muy especial, porque según informa LPG el viernes anterior, el “Pacto” es producto de un acercamiento entre el gobierno y el partido ARENA, obviamente alimentado por el clamor del gremio, que ha sido testigo de cómo la ausencia de políticas públicas adecuadas, o la utilización de la politiquería barata, han contribuido a poner al sector virtualmente en una situación desastrosa que afecta, no solo a los productores, sino también a gran parte de la población trabajadora y la economía en general.

Justamente unos días antes, un grupo de caficultores sostuvo en Ciudad Arce una reunión con representantes de dicho partido, para plantear la situación crítica que sigue afectando al sector, mostrando al mismo tiempo su inconformidad por el nulo o escaso apoyo que había recibido de parte del gobierno. Al efecto se trajo a cuento el compromiso del entonces candidato presidencial profesor Sánchez Cerén en 2014, mediante la firma de un pacto en igual sentido, pero que los asistentes cuestionaron sus resultados. El secretario técnico de la Presidencia reaccionó especificando la ayuda gubernamental, para eventualmente decir: “El tema del café no es un tema (sic) electoral”. (¿?)

¿Qué es lo que hace la diferencia entre esos dos “Pactos”? A primera vista, los actores. En el de Ataco, obviamente primó el interés electorero, al punto que la izquierda se acercó a un sector al que siempre consideró un referente de la explotación y del poder oligárquico. En esa ocasión vimos en la foto incluso a amigos que se alejaron de ARENA precisamente argumentando, entre otras razones, el abandono de que había objeto el sector. Esto es cierto, como lo es también la concentración de riqueza que generó, pero tampoco puede disociársele de los años de gloria de la economía nacional.

Volver a esa situación es virtualmente imposible. Sabemos que conforme las economías se modernizan, el sector primario en general va cediendo espacios absolutos y relativos en beneficio de la industria y los servicios. Por consiguiente, no podemos rescatar el quinto lugar que ocupábamos en los años sesenta en la producción mundial, ni aspirar siquiera al nivel de producción de 1989/90 cuando iniciaron los gobiernos de ARENA (3.9 millones de quintales frente a 773 mil en la actualidad). Pero tampoco podemos ignorar lo que pasa en el vecindario.

Un reportaje de LPG fechado 14 de enero de 2016 destacaba lo siguiente: “El Salvador cosechará por tercera vez consecutiva menos de un millón de quintales, una fracción de las cosechas históricas de cuatro millones de los ochenta y un período de los noventa”. La cifra actual se comparaba, en millones, con: Honduras, Guatemala 4.2, Nicaragua 2.5 y un poco más de 2.0 en Costa Rica. Debe recordarse que en los años sesenta El Salvador superaba por 7 veces a Honduras, hoy la relación es totalmente inversa y los catrachos están trabajando para producir en un período de 10 a 15 años 15 millones de quintales. El contraste no puede ser más evidente, pero aparte de la extensión cultivada y el combate de las plagas, los estímulos gubernamentales hacen la diferencia. No ignoramos la importancia del cultivo en la preservación del medio ambiente, caso en el cual también estamos en una clara desventaja. Pero confiando en la buena fe, aspiraríamos a que, con el endoso de los partidos mayoritarios, el nuevo pacto se convierta en referente para trabajar en función del país.

*****

PG: Combate a los incendios del Volcán, otro desastre.
 

Tags:

  • ARENA
  • Juan Hector Vidal
  • reactivacion del cafe
  • caficultores
  • Ataco

Lee también

Comentarios

Newsletter