Lo más visto

Más de Opinión

El cambiante panorama electoral

Exembajador en México ¡Cómo cambian las perspectivas electorales en El Salvador! Hace unas semanas nadie dudaba que el alcalde Bukele sería reelegido para el cargo y ahora nadie puede comprometer pronósticos acerca de sus aspiraciones presidenciales.
Enlace copiado
Enlace copiado

Él está en su derecho de creer que sí, pero su impericia política y su preferencia por la confrontación levantan muros a su alrededor. Los que vemos los toros desde la barrera creemos que su expulsión del Frente no beneficia a ninguno de los dos y que el partido está preocupado ante la posible pérdida de la alcaldía capitalina, determinante para las elecciones de 2019. Lo contrario ocurre en los terrenos de Muyshondt, quien con la desaparición de Bukele del escenario electoral, sube del primer piso a la terraza. ¿Será capaz de mantener la ventaja obtenida al hundirse la candidatura de Nayib?

Quien aspire a la presidencia sin tener un partido con organización territorial, posiblemente confunda lo deseado con lo posible. Igualar los cuadros de ARENA y el Frente en todos los municipios y departamentos del país y desarrollar así una capacidad de promoción, control y vigilancia electoral no es trabajo ni fácil, ni barato, ni de corto plazo.

En 2019 estaremos eligiendo a un nuevo gobernante de El Salvador, entre la esperanza y el miedo: la esperanza de salir del atraso en que nos encontramos y el miedo a que la voluntad de las mayorías sea burlada como lo fue antes de 1979, ya que se perciben síntomas perturbadores... bajo la luz del faro venezolano.

Después de medio siglo de fraudes, la vocación democrática de los salvadoreños destacó en las elecciones presidenciales de 1984, cuando la guerrilla con las armas en la mano llamó a la abstención y tuvo como respuesta (en la segunda vuelta) 752,625 votos para el PDC y 651,741 para ARENA, de manera que ganó el ingeniero José Napoleón Duarte con más de 100 mil votos de diferencia. Su contendiente, el mayor Roberto d’Aubuisson, fue quien presidió la Asamblea Constituyente que emitió la Carta Magna actual. ¿Cómo se han movido los resultados desde entonces?

Al ingeniero Duarte le sucedió el licenciado Alfredo Cristiani, quien ganó las elecciones del 19 de marzo de 1989 al candidato del PDC gracias principalmente a la fractura interna en este partido. ARENA obtuvo 505,370 votos (53.8 %), mientras el PDC recibió 338,369 (36 %).

El doctor Armando Calderón Sol resultó triunfador en los comicios de 1994, logrando en la segunda vuelta 818,264 sufragios, frente al candidato opositor doctor Rubén Zamora, postulado por el Frente, que obtuvo 378,980. En 1999, el licenciado Francisco Flores ganó la presidencia al candidato opositor señor Facundo Guardado, con 614,268 votos frente a 365,689.

El presidente Elías Antonio Saca en 2009 triunfó con 1,314,436 sufragios sobre el líder histórico del FMLN, Schafik Handal, quien obtuvo 812,519.

Mauricio Funes, candidato del FMLN en 2009, ganó la presidencia con 1,354,000 votos, solo 2.64 % sobre el ingeniero Rodrigo Ávila de ARENA; pero el resultado más reñido fue el del profesor Sánchez Cerén ganando al doctor Norman Quijano ¡por la quinta parte del 1 %!

La historia se escribe con hechos y números. Ignorarla es privar a los jóvenes de puntos de referencia para evitar nuevos errores.

Lee también

Comentarios