Lo más visto

Más de Opinión

El combo ya se armó

En el conversatorio que sostuvimos la semana pasada con algunos de los diputados que conforman la subcomisión responsable de la elección de magistrados a la Corte Suprema de Justicia, preguntamos si era cierto que algunos partidos políticos estaban pretendiendo negociar y vincular la elección de magistrados con la próxima elección del fiscal general.
Enlace copiado
Enlace copiado


Tal información había trascendido en los medios, por lo que queríamos confirmar qué había de cierto en esto. “El combo ya se armó”, nos respondió el diputado Parker.

En el CEJ nos oponemos enérgicamente a que la elección de los más altos funcionarios del Órgano Judicial y Fiscalía sean el resultado de un proceso de negociación como el que se pretende. Si la negociación de cuotas en los cargos de magistrados es completamente reprochable, lo es más cuando lo que se negocia son instituciones.

De ahí que en ese mismo conversatorio hicimos algunas propuestas que pensamos pueden contribuir a solventar el entrampamiento en que ha caído el proceso de elección de los magistrados.

Luego de escuchar las respuestas de los diputados que atendieron nuestra invitación y de conocer algunos hechos ocurridos en el seno de la subcomisión legislativa, hicimos ver que –desde nuestra perspectiva– se había cometido una omisión importante que afectó el desarrollo del proceso de elección desde su génesis hasta el momento actual.

Lo que identificamos es que en puridad no existió una metodología que hubiera sido diseñada desde el principio, ni se identificaron parámetros objetivos, medibles y hasta cuantificables, que hubieran podido servir de referencia para tomar mejores decisiones, de manera tal que no tuviera que llegarse al punto que muchos advertimos desde el principio: el cuoteo.

Propusimos a los diputados que se diseñara una verdadera metodología en la cual no se descartara volver a realizar entrevistas a todos o a algunos de los candidatos y que tal proceso se desarrollara con absoluta transparencia y publicidad. También, que la metodología permita la participación de la sociedad civil, representada a través de diferentes asociaciones y gremiales, de manera tal que a través de esa participación los diputados puedan tener mayor información sobre la trayectoria de los profesionales que estén siendo considerados.

Esto último tiene particular importancia puesto que en el conversatorio, el diputado Almendáriz reconoció que en algunos casos los miembros de la subcomisión no tienen mayor conocimiento de la trayectoria de los candidatos y que sus decisiones están partiendo de las certificaciones extendidas por las oficinas públicas consultadas y por la información contenida en las hojas de vida que los mismos postulantes presentan.

Está claro que eso no puede ser suficiente para que la Asamblea Legislativa tome una decisión en que resulten elegidos los profesionales más calificados, ni mucho menos es suficiente para que solo con esa información se pretenda tener por cumplidas las exigencias contenidas en nuestra Constitución y desarrolladas por la jurisprudencia constitucional. Estamos seguros que así como el CEJ, existen muchas otras instituciones que podríamos aportar elementos de decisión importantes al proceso de elección.

Reconocemos que nuestras propuestas fueron recibidas con interés y con una actitud franca y abierta por parte de los diputados que aceptaron nuestra invitación. Lamentamos que no todos los partidos políticos hayan querido participar de este ejercicio democrático, pero nos comprometemos a insistir con ellos, a pedirles una pronta elección de los magistrados, a trasladarles nuestras propuestas y a exigirles que deshagan cualquier combo que ya hayan armado.

Existe mucho camino por recorrer en los procesos de elección de magistrados y de otros funcionarios de segundo grado, pero durante el conversatorio también nos quedó claro que se ha ido aprendiendo en el camino y que poco a poco se está creando conciencia sobre la necesidad de premiar el mérito y no las cuotas de poder.

Lee también

Comentarios