El control social ciudadano

En ocasiones, los gobernantes se sienten incómodos porque la población como sociedad civil pide información sobre gastos, viajes, celebraciones, que hacen con dinero de los impuestos de la población.
Enlace copiado
El control social ciudadano

El control social ciudadano

El control social ciudadano

El control social ciudadano

Enlace copiado
A lo mejor ignoran que el control ciudadano es uno de los pilares para que la democracia funcione mejor y que el nivel de transparencia alcance niveles que bien puedan servir de ejemplo para toda la sociedad y aun para otros países y organizaciones que miden el nivel de transparencia de las naciones.

El control social se interpreta como una modalidad de participación ciudadana. Es el derecho y deber que tiene todo ciudadano, para racionalizar, sancionar, vigilar y controlar la gestión pública, garantizando la gestión al servicio de la comunidad.

Este derecho tiene su base en la Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada por Naciones Unidas en 1948. Antes de la Edad Moderna, no todas las personas tenían los mismos derechos. Ahora todo salvadoreño tiene el derecho de controlar y evaluar la gestión pública, de juzgar y valorar si lo realizado por la administración corresponde a lo programado y a las necesidades y los derechos de las personas. Al controlar la gestión se valora lo que hace la alcaldía, el puesto de salud, el hospital, el ministerio, el Seguro Social, los partidos políticos, y otros organismos. Adecuadamente ejercido, el control social debe ser propositivo y proactivo, con el fin de contribuir a mejorar dos aspectos: la forma en que la administración pública suministra bienes y servicios para la satisfacer las necesidades ciudadanas.

El control social ciudadano puede ejercerse por medio de la sociedad civil en la que entran todas las organizaciones sociales que pueden surgir alrededor de temas tan diversos como la economía, la cultura, las reivindicaciones sociales, la religión, el deporte, etc. La fortaleza de la sociedad civil está en su diversidad; todo intento por homogenizarla, encasillarla o limitarla atenta contra su naturaleza.

Aquí entran los llamados viejos y nuevos actores sociales; su distinción cronológica se refiere al momento histórico en que aparecen como actores del escenario público más que al momento en que surgen como grupos, clases o sectores. Los viejos actores, por ejemplo, incluyen a obreros, empresarios, campesinos, maestros, estudiantes, cooperativistas y pobladores; en cambio, los nuevos actores incluyen a mujeres, jóvenes, ecologistas, etnias, periodistas, vecinos, tercera edad, amas de casa, familiares de desaparecidos, académicos, deportistas, etcétera.

Dentro del respeto a la igualdad de las mujeres y del cuido al medio ambiente, estos primeros miembros de la sociedad civil sufrieron incomprensiones iniciales, ya que la lucha de las primeras fue obstaculizada por los ataques que sufrieron de parte de una cultura machista, muchas veces cobijada en el mundo político, aunque supieron enfrentar la agresividad de una sociedad dura, incluso en los tiempos de la guerra, y aportaron al país una conciencia diferente respecto a las relaciones hombre-mujer.

Los ecologistas fueron tachados en ocasiones hasta de locos, pero consiguieron una creciente conciencia en la cultura depredadora del medio ambiente como el de control de gases en el tráfico, manejo de desechos, por poner algunos ejemplos.

Tags:

  • transparencia
  • gestion publica
  • organismos

Lee también

Comentarios

Newsletter