Lo más visto

El corazón que rebalsa de amor

Enlace copiado
Enlace copiado
El amor no tiene límites y en la Biblia cuando habla del amor claramente lo dice en 1 Corintios 13: 7: “Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. Esa breve descripción me recuerda a alguien que me mostró su amor de todas las formas posibles y que sufrió conmigo y a mi lado. Confiaba en mí más que nadie, esperaba que fuera una persona de bien inculcándome principios y sobre todo el temor a Dios que es lo que más le agradezco de todo.

Soportó sufrimientos y no sé qué más por verme bien y feliz; aunque no se lo pedí lo hizo con el mayor de los gustos, mi mamá.

Existen otras personas que aunque actúen en forma contraria a la que anteriormente mencioné sé que tienen ese vacío en su interior y rencor contra ellas mismas por abandonar o por maltratar a sus amados hijos, razón sin juzgar porque no me corresponde a mí ni a nadie.

Algunos se quejan de la madre que Dios les dio, quieren cambiarle esto o aquello, sin darse cuenta de que esas imperfecciones la hacen mamá perfecta.

Gracias a todas esas hermosas mujeres que no les importó maquillar sus rostros con ojeras provocadas de cada desvelo, por cuidar a sus hijos cuando estaban enfermos o simplemente por asegurarse que estaban bien abrigados en la madrugada.

Y a los que cuentan con la enorme dicha de tenerlas a su lado, aprovechen ese privilegio que otros extrañamos. A las que les rebalsa el corazón de amor por sus hijos, ¡feliz mes de las madres!

[email protected]

Tags:

  • amor
  • Biblia
  • Dios
  • hijos

Lee también

Comentarios