El despotismo ilustrado reflejado en Venezuela

Enlace copiado
Scarlett Silhy - Licenciada en Ciencias de la Comunicación

Scarlett Silhy - Licenciada en Ciencias de la Comunicación

Enlace copiado

El ambiente que envuelve la vida diaria a nivel político, social y económico de uno de los países de Suramérica desde hace varios años dictatoriales y actualmente en un punto clímax lleno de tensión, junto con la unión de fuerzas de dos bandos: opositores y propios de la ideología socialista-comunista: Venezuela; representa en gran similitud comparativa el hecho del despotismo, desglosándose después el autoritarismo en la época histórica del siglo XVI y la segunda mitad del siglo XVIII; donde el poder está arraigado a un dirigente con ideas asumidas como correctas y las más convenientes para los ciudadanos, cuando en realidad es la toma de decisiones unilaterales y en ciertos instantes carentes y represivas como el sufragio maquillado de dictadura.

Carlos III fue hijo de Felipe V e Isabel de Farnesio, siendo "el mejor de los Borbones" de España y el más emblemático en la Edad Moderna de ese territorio. Los filósofos ilustrados se sobreponían por encima de los poderes tradicionales. Luis Sánchez Agesta, político e historiador de Madrid, España, define el despotismo como el gobierno de uno solo, sin reglas ni estatutos que limiten la voluntad del líder, teniendo parte de su autoridad a los súbditos y su temor; llegando con Carlos III de España a su esplendor, quien mantenía su ideal de que las críticas hechas por la población a las operaciones ejecutadas por el Gobierno son un delito.

El despotismo ilustrado dirigía sus esfuerzos al pueblo sin tomarlo en absoluto en cuenta; así como hoy: teniendo entes únicos con manejo y accionar únicamente provenientes y aprobados por el líder en mando: del presidente Nicolás Maduro y su cúpula administrativa.

El expresidente de Venezuela de 1999 a 2013 (muriendo en ese año) e impulsador de la ideología comunista que lleva su nombre: Hugo Rafael Chávez Frías transformó radicalmente a su país, llevándolo al debilitamiento en todas sus áreas, diciendo al abismo; eliminando a los partidos políticos: Acción Democrática y COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente) de democracia cristiana y centroderecha, al Consejo Nacional Electoral (creando uno nuevo según su objetivo), y a la Corte Suprema de Justicia; concentrando su poder a 360 grados, dictaminando para el pueblo, sin pensar en él, ni en beneficios ni perjuicios.

En sus inicios como mandatario, en 1999 aprobó una nueva Constitución. En 2002 sufrió un golpe de Estado cívico-militar, elevando a Pedro Carmona de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción; estando Chávez prisionero por dos días en la Isla de Orchila, norte de Caracas, y después todo volvió a la normalidad de esa tipificación de gobierno. Entre 2002 y 2003 hubo huelgas y conflictos con la oposición, hasta tener que hacer un referéndum convocatorio para reafirmar su mandato presidencial por los ataques que a su juicio eran peligro, pero no vencimiento; sacando 9 puntos más del 50 % de los votos. Así continuó su poder hasta que entre 2007 y 2013 impulsó en un grado mucho más alto del que se practicaba "El Socialismo del Siglo XXI" con la "Revolución Bolivariana", con lo que descartó la autonomía del Banco Central y designa como vicepresidente de la República a Nicolás Maduro, con él se agrava la penuria y productos de necesidades básicas, con inmensas y largas filas en sitios de abastecimiento, donde no hay mucho que elegir para cubrir todo lo necesario para el núcleo familiar y "bloquea la ayuda internacional ante esta crisis", según ABC Internacional.

Hugo Chávez nacionalizó las empresas de telecomunicaciones, acero y cemento en el país, electricidad, transporte, entre algunos. Las gigantescas inversiones petroleras, porque es "la cuna del petróleo", no apaciguaban la crisis que llega a la cúspide miserable de instar a bañarse con agua rápidamente por solo 3 minutos; no solo se redujo el abastecimiento de agua, sino la electricidad, pudiendo ocuparla solo por momentos y con apagones bruscos. Las tarjetas de crédito para ser utilizadas fuera del país solo podías resguardar $2,500 y $500 en efectivo, dejando a varios sin poder salir; porque con esa cantidad era difícil. Fue parte de MERCOSUR (Mercado del Sur, espacio común para actividades comerciales).

Érika Guevara, miembro de Amnistía Internacional, argumenta que toda esta situación de terror, irrespeto y tensión a los derechos es puramente "una táctica planificada por el Gobierno chavista al emplear la fuerza y violencia ilegítima contra los residentes, para contraponer las críticas". El Consejo Nacional Electoral de Venezuela está preso de la dictadura, es decir, está moldeado según conveniencias.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines