Lo más visto

El diálogo es parte de las soluciones

La agenda país que están discutiendo el Gobierno y la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) es un aliciente para mejorar los problemas coyunturales de El Salvador. Apartemos la cosa política, es justo y necesario que se converse sobre problemas y se encuentren soluciones. Ningún país ha progresado estando divorciados ambos sectores.
Enlace copiado
El diálogo es parte de las soluciones

El diálogo es parte de las soluciones

El diálogo es parte de las soluciones

El diálogo es parte de las soluciones

Enlace copiado
Después de siete años de estar en el poder el FMLN, el presidente Salvador Sánchez Cerén y los líderes empresariales están entrando en un diálogo concertador. Mientras más se alejen, más daño se le hace al pueblo. En ningún momento pueden estar separados. Recordemos que el expresidente Mauricio Funes pasó su mandato abucheando a la ANEP. Es momento que haya transparencia y diálogo.

Ya había analizado en este espacio que debe haber un consenso para generar un ambiente de confianza entre el Gobierno y el sector privado. La deuda pública aumenta, el sector informal pulula por falta de oportunidades y la emigración es el pan diario.

Es de analizar la agenda de país que ambas partes discutirán; entre los temas a dialogar están, a saber: generar un clima de confianza para que empresarios inviertan en el país; combatir la delincuencia y la inseguridad que abate al territorio nacional; sostenibilidad en la fiscalización del erario público; consolidar un Consejo Económico y Social para poder incluir a todos los sectores; el Ministerio del Medio Ambiente debe vigilar más el recurso hídrico; sostenibilidad en el fondo de pensiones; el Ministerio de Agricultura y Ganadería debe reactivar la agricultura, especialmente la caficultura; erradicar la burocracia de trámites en las fronteras y corregir los niveles de inversión pública.

En el informe que discutirán, el más importante es el de inversión pública. No es posible que siendo un país tan pequeño existan problemas en educación, salud e infraestructura en otras áreas. Se debe aumentar las exportaciones, punto importante para generar más impuestos e invertirlos en sectores más necesitados.

Corregir los errores es de humanos, en las últimas tres décadas, ambos partidos ARENA y FMLN han tenido las riendas del país. Es momento que se dialogue y se corrijan los yerros cometidos. Si pasan discutiendo, no se logrará llegar a consensos óptimos.

Lo importante es generar confianza en la población, en los organismos internacionales. Se espera que ya no se vea a El Salvador como la Cenicienta; pobre, con delincuencia, índices económicos bajos, sin competitividad, poca inversión extranjera e inseguridad para invertir.

El nuevo presidente de la ANEP, Luis Cardenal, ha iniciado con pie derecho su mandato. Acá no podemos estar discutiendo sobre clases sociales o Socialismo del Siglo XXI; debemos evaluar que la apertura entre ambas partes es un aliciente para cambiar los rieles torcidos en el país.

El desempleo impera en el territorio nacional, eso no se puede negar. Miles de jóvenes buscan oportunidades y se necesita que vengan más empresas a invertir; además, se debe generar un clima para crear micro y pequeñas empresas. Tanto el Gobierno como la ANEP deben de barajar bien las cartas, es el rumbo del país el que está en juego.

Es momento que discutan todos los problemas, en especial el de seguridad. Es lógico que el Gobierno tiene la rienda y, es el responsable de ordenar; sin embargo, necesita del sector privado para poder buscar soluciones.

Ojalá no vaya a quedar en documentos escritos el acuerdo multisectorial que abordarán. Es tiempo de ver un panorama diferente, es tiempo que todos los sectores del país podamos tener un mejor rumbo. Es momento de armar las piezas nuevamente y arrancar con un mejor motor. “Un principio básico de la democracia es el diálogo abierto y la transparencia”. Peter Fenn.

Tags:

  • dialogo
  • empresa privada
  • gobierno
  • anep
  • fmln

Lee también

Comentarios