El dictado y la corrección ortográfica en la escuela

Educadores y políticos en España y Francia debaten en la actualidad sobre los éxitos y fracasos del sistema educativo que en estos momentos forma a los futuros ciudadanos de esos países.
Enlace copiado
El dictado y la corrección ortográfica en la escuela

El dictado y la corrección ortográfica en la escuela

El dictado y la corrección ortográfica en la escuela

El dictado y la corrección ortográfica en la escuela

Enlace copiado


Interesantes planteamientos aparecen en torno a prácticas como el dictado, las planas y la corrección ortográfica, que se usaron en otros tiempos y que ahora resurgen.

En España, un decreto relativo a educación primaria indica que desde el primer trimestre de 2014 los dictados “son de obligado cumplimiento”.

En Francia, el Gobierno, a través de una reforma educativa, contempla que dictados y ejercicios de cálculo mental serán “obligatorios a diario en la Escuela Elemental a partir de 2016”.

Los europeos consideran “tiempo perdido” al hecho, entre otros, de llevar a los estudiantes a análisis críticos de la sociedad o de la naturaleza sin haber formado cimientos básicos en su formación.

Estos cimientos van muy ligados a la memorización de, por ejemplo, las tablas en matemática, el aprendizaje de normas ortográficas o las planas para ejercitar la caligrafía.

Los franceses, según afirman analistas de ese país, hacen ver que “el estilo anterior” de trabajar la práctica pedagógica fue progresivamente dejado de lado en los últimos 30 años, en nombre de teorías pedagógicas que consideran que la corrección ortográfica es un vejamen a la persona, un freno a la creatividad o incluso un atentado contra la libre expresión.

Estas “nuevas voces” indican que el silabeo, la memorización y la lectura en voz alta eran cosas del pasado que debían ser dejadas de lado, no solo por tediosas y desmovilizadoras, sino también en nombre del dogma que sostiene que “el alumno tiene mucho más que enseñarle al maestro que a la inversa”.

Los defensores del dictado afirman que ejercita la atención sostenida, la concentración y la memoria de trabajo y sirve para detectar errores, además, trabaja la caligrafía, la psicomotricidad fina y la capacidad viso-espacial. Ayuda también a desarrollar la atención dividida, permitiendo al niño estar concentrado en dos tareas a la vez: su propia escritura y el dictado.

La experta en Neurociencia doctora Helen Abadzi, invitada por una editora de libros de texto que recién se instala en el país, argumenta que las nuevas corrientes enseñan a los estudiantes destrezas de niveles más altos, mientras no tienen manera de construir las destrezas más básicas. Y agrega que los estudiantes necesitan velocidad y automaticidad en destrezas básicas para que puedan dedicar su memoria de trabajo a tareas más complejas.

En la misma España afirman que el dictado nunca ha estado fuera de la escuela, lo que se ha suprimido es el dictado descontextualizado en donde el niño no comprende lo que está escribiendo.

Un dato curioso: hace pocos meses, la ministra de Educación de Francia, Najat Vallaud-Belkacem, presentó una reforma de los programas escolares de primaria que despertó el rechazo de autoridades educativas por estar basada en el mismo credo pedagógico que “tanto daño viene causando”. Evidentemente, explican medios de ese país, los descontentos fueron oídos, y ahora la ministra, “dejando de lado sus veleidades modernizantes, anuncia que, entre otras cosas, habrá un dictado diario en todas las escuelas”.

¿Qué opina el maestro salvadoreño al respecto? ¿Cómo es su práctica pedagógica actual?

Tags:

  • educacion
  • ortografia
  • aprendizaje

Lee también

Comentarios

Newsletter