El dinero vale menos

El recurso que tenemos para contener el aumento de la tasa de inflación es una buena política fiscal. Eso significa que necesitamos controlar el gasto público para no seguir profundizando el déficit fiscal y el aumento de la deuda pública.

Enlace copiado
Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado
Audio

El dinero vale menos

Los precios están subiendo. Desde el mes de marzo el Banco Central de Reserva viene reportando un aumento en el índice de precios al consumidor muy superior al promedio que hemos tenido en los últimos 20 años, que ha sido del 2.2 %. En el mes de octubre el índice es 5.13 % más alto con relación al año pasado. El dinero vale menos. Toda la población lo siente, especialmente los más pobres. También impacta en las finanzas públicas por el aumento en el gasto del Estado, y los subsidios que se tienen que pagar.

La inflación es como un impuesto que todos tenemos que pagar y por eso todos los gobiernos se esfuerzan por tener una política monetaria y fiscal que mantenga controlada la inflación. Tiene un impacto grande en toda la actividad económica porque significa que todos tenemos menos capacidad para comprar. Se contrae la actividad económica. Afecta a todos los sectores. Los que ofrecen o producen bienes no esenciales son los más perjudicados.

El dinero siempre pierde valor en el tiempo. Todos los años los precios suben. Todos nos recordamos que los precios de todo antes eran muy diferentes a lo que ahora pagamos. Así es la dinámica económica, y lo debemos tener presente siempre. Sin embargo, hay situaciones excepcionales que pueden alterar el comportamiento normal del aumento de los precios cada año. Eso ha pasado en 2021 en todo el mundo. Estados Unidos está experimentando las mayores tasas de inflación de los últimos 30 años. Lo explican muchos factores pero lo que lo ha determinado han sido los estímulos monetarios y fiscales dados para estimular la recuperación económica después de la pandemia.

El alza ha sido motivada principalmente por el aumento en los precios del petróleo y sus derivados. Ha impactado en el costo del transporte, las materias primas, el precio de la energía y el costo de los fletes. También ha habido un aumento fuerte en el precio de los alimentos tanto porque la oferta no se ha ajustado lo suficientemente rápido al aumento en la demanda, como por el aumento en los costos de producción debido al alza en las materias primas.

La tasa de inflación es uno de los indicadores más importantes de la sanidad y estabilidad de una economía. Por eso se le da seguimiento en todos los análisis económicos. Una economía con las tasas de inflación controladas es más segura y estable para todos los agentes económicos porque hace más predecible el comportamiento de los precios, los gastos y los costos de producción. También es un indicador de la solidez o la debilidad de las estructuras productivas de un país en cuanto se tenga mayor o menor capacidad para abastecer con producción interna las necesidades que tengan todos los sectores económicos. Allí está uno de nuestros grandes problemas.

Nuestras estructuras productivas se han venido debilitando desde hace muchos años. Lo importamos casi todo porque producimos muy poco de lo que necesitamos. El sector agropecuario que en los ochenta representaba más del 25 % de todo lo que producíamos internamente, ahora solo representa el 5 %. Ni el maíz para hacer las tortillas, las pupusas y los tamales producimos en las cantidades que nuestra población necesita.

Lo anterior explica que la mayor parte de nuestras tasas de inflación obedecen más a factores externos que internos. En todos los países la inflación está determinada por factores externos y factores internos. En nuestro caso los factores externos pesan mucho más que en otros países que producen internamente los bienes que necesitan sus economías, y además tienen capacidad de exportar. Hasta las remesas familiares, que tienen un peso relevante en nuestra economía, se verán afectadas en la medida que la inflación en Estados Unidos provocará una reducción en la capacidad de nuestros compatriotas para enviar la misma cantidad de remesas que este año.

El recurso que tenemos para contener el aumento de la tasa de inflación es una buena política fiscal. Eso significa que necesitamos controlar el gasto público para no seguir profundizando el déficit fiscal y el aumento de la deuda pública; si no lo hacemos, el dinero seguirá valiendo menos porque el gobierno necesitará ponernos mayores impuestos.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • dinero
  • inflación
  • política fiscal
  • precios
  • remesas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines