El drama catalán

Enlace copiado
El drama catalán

El drama catalán

Enlace copiado

Para los que sentimos siempre vivos nuestros vínculos con España, con su esencia histórica y con su cultura de profundos arraigos en el tiempo, lo que ahora está pasando allí dentro de la institucionalidad estatal es francamente traumatizante.

El movimiento independentista catalán se manifiesta en estos días con una intensidad cada vez menos controlable, y el riesgo de ruptura se hace sentir como algo que podría ocurrir en cualquier momento. ¿Cómo es que se ha llegado a tal situación? De seguro muchos factores inciden en ello.

Mencionemos algunos: el nacionalismo catalán se ha visto potenciado por las crisis que España viene padeciendo en tiempos recientes; el reflejo de los errores cometidos por el régimen franquista aún está presente; los trastornos separatistas que son cada vez más visibles en el panorama global ponen lo suyo; y la necesidad de revisar a fondo el esquema de coexistencia que surgió en 1978 es un factor no atendido.

Ahora el reto está en encontrar vías de solución que preserven la unidad de España sin caer en la trampa de dejar vencedores y vencidos. Se necesita una estrategia política que los aglutine a todos. España debe dar el ejemplo, y por su experiencia largamente acumulada tiene las condiciones para lograrlo. Aquí habría que activar una alianza virtuosa entre la sensatez y la imaginación.

Esperamos sinceramente que esto se consiga, poniendo todas las piezas en orden. No basta con aplicar la ley: se requiere replantear los mecanismos de convivencia dentro de la legalidad. Cualquier paso en falso puede ser catastrófico, y por eso nadie debe salirse del huacal, como se dice al estilo salvadoreño. España, te observamos con atención entrañable.

Lee también

Comentarios

Newsletter