Lo más visto

Más de Opinión

El fenómeno migratorio es hoy una constante global, y los que estamos en el centro de él debemos asumir el reto

En su inmensa mayoría, lo que nuestra gente busca son oportunidades de mejoramiento legítimo, y eso es lo que hay que posibilitar.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Las migraciones son una realidad de siempre, desde que el mundo es mundo; y esta dimensión temporal ilimitada debe servir de marco para entender los aconteceres presentes en este campo que se ha complejizado cada vez más al enredarse con las condiciones tan complicadas y en tantos sentidos tan incontrolables que imperan por efecto de la globalización actual. Al ser así, tanto las causas como las consecuencias de los fenómenos migratorios actuales se ven inevitablemente contaminadas por todas las distorsiones y disfuncionalidades que afloran en estos tiempos, en medio de una confusión que también es global, a consecuencia de que los viejos esquemas han ido quedando inservibles y no hay aún sustituciones eficaces que vengan a poner orden en todos los sentidos.

Las vicisitudes, explosivas de diversas maneras, que se viven por doquier en los ámbitos del desarrollo y de la seguridad han hecho que las migraciones adquieran un dramatismo inusitado y una conflictividad sin precedentes. Esto lo vivimos y padecemos en carne propia los países del entorno, y específicamente los que pertenecemos al llamado Triángulo Norte del istmo centroamericano: Guatemala, El Salvador y Honduras. La mira principal de nuestros migrantes es naturalmente Estados Unidos, donde viene desplegándose una política de contención que es irreal en muchas formas y que lejos de ir hacia la solución del problema más lo agrava. En su inmensa mayoría, lo que nuestra gente busca son oportunidades de mejoramiento legítimo, y eso es lo que hay que posibilitar.

Es curiosamente contrastante que los países más desarrollados que están activando políticas antiinmigrantes de gran agresividad son los que ven envejecer a su población y por ende tienen mayor necesidad de presencia de jóvenes para ir llenando el vacío. Y esto indica que los prejuicios le están ganando la partida a la racionalidad, que indicaría que lo pertinente es desarrollar políticas migratorias que aseguren la legalidad de los ingresos de personas y habiliten los accesos controlados de las mismas. Querer cortar por lo sano con muros y con políticas de rechazo ni responde a la realidad ni elimina los riesgos.

Hay que entender y reconocer que detrás de toda esta caudalosa dinámica de migraciones indocumentadas hay una inmensa red de beneficiarios que hacen de las suyas en el tránsito y en la acogida. Y la lógica simple revela que tales beneficiarios están en los países de origen y en los países de destino. Si hubiera un saludable cambio de dirección en el tratamiento de toda esta temática que implica tantas complejidades se podrían ir ordenando las cosas en una nueva dirección orientada a que tanto los países de emigración como los países de inmigración pudieran contribuir de veras a la normalización de sus respectivas dinámicas al respecto.

Criminalizar las migraciones en la forma mecánica que ahora mismo se impone es no sólo devastador desde el punto de vista humanitario sino contraproducente en los aspectos sociales y económicos. Lo que habría que potenciar y asegurar es que los flujos migratorios, que se han dado y que se seguirán dando siempre, respondan a los legítimos intereses de todos, para que las dinámicas poblacionales interactúen siempre en forma sana y productiva.

El demógrafo de la Universidad de Chicago Carlos Welti dice con toda precisión que "los países que son expulsores de emigrantes viven una sangría de capital humano que los países receptores aprovechan". Hay, pues, que redefinir todo el fenómeno para no continuar insistiendo en deformaciones de percepción que complican más las cosas. Eso es lo que habría que impulsar en todos los ambientes, y muy en especial en los países más involucrados.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines