Lo más visto

Más de Opinión

El futuro del empleo

Enlace copiado
Javier Castro De León

Javier Castro De León

Enlace copiado

Recientemente, FUSADES y el BID organizaron un interesante foro titulado: "El futuro de los empleos en El Salvador", tema de vital importancia que nos debe llevar a reflexionar para prepararnos para los retos que trae la tecnología y la modernidad a nivel global, como por ejemplo, la 4ª Revolución Industrial.

Uno de los más grandes desafíos que enfrenta el país es crear mejores y mayores fuentes de empleo. Para apostarle a ello, se debe trabajar en varios aspectos, como por ejemplo, que exista seguridad jurídica y que haya mayores inversiones, ya que cada una de ellas trae consigo oportunidades de trabajo. Cada año El Salvador necesita más de 55,000 nuevos empleos, para cubrir la demanda, principalmente de jóvenes que ingresen a la fuerza laboral; meta que no se logra, teniendo como consecuencia altos niveles de desempleo e informalidad. A este reto se le suma la necesidad de contar con mano de obra calificada con nuevas habilidades que respondan a la era digital (robótica, inteligencia artificial, nanotecnología, blockchain, internet de las cosas, impresión 3D, etcétera), que se resume en la 4ª Revolución Industrial.

La expositora en dicho foro fue la experta Carmen Pagés, del BID, quien enfatizó que las dos grandes tendencias que moldean el trabajo del futuro en el mundo son: el tsunami de la tecnología y el envejecimiento de la población. Señaló que si bien es cierto que tres cuartas partes de los empleos están en riesgo por la tecnología, esto debe matizarse, pues tampoco habrá una ola de desempleo masivo, porque "automatización no es sinónimo de desempleo", ya que puede y debe verse como una oportunidad.

Para lo anterior y mitigar riesgos se deben hacer tres cosas: 1) invertir en las personas en tres campos de acción: a) apoyar a los trabajadores en sus transiciones, es decir, ayudarlos a encontrar nuevos empleos; b) invertir en aprendizaje, ayudando a los trabajadores a desarrollar nuevas habilidades; y c) repensar el estado de bienestar, incentivando el ahorro para el retiro. 2) Fomentar las habilidades cognitivas avanzadas en las personas, promoviendo el pensamiento crítico y la capacidad de cuestionar. 3) Promover la creatividad y la resolución de problemas desde una perspectiva proactiva, planteando soluciones y fomentando el trabajo en equipo. Estas dos últimas son las habilidades que distinguen a las personas y aseguran su empleabilidad, ya que como dijo la expositora, es lo que la máquina no puede hacer. El problema es que esto no lo están enseñando adecuadamente en las escuelas, lo que nos lleva a reflexionar sobre los desafíos que tiene el sistema educativo para preparar mejor a las personas y desarrollar dichas habilidades.

El cambio es una realidad y en lugar de resistirnos y tenerle temor, lo conveniente es entenderlo, prepararnos y aprovecharlo. La buena noticia es que ya hay algunas empresas nacionales que se están subiendo a la ola digital. Como dijo la Dra. Pagés, la clave está en entender que la tecnología no elimina los empleos sino que los transforma, siendo clave preguntarnos qué tan dispuestos y preparados estamos para aprovechar la digitalización. Está en nuestras manos responder asertivamente al futuro del empleo, y esto se podrá hacer si hay un esfuerzo conjunto y articulado entre Gobierno, academia y sector privado.

Tags:

  • empleos
  • 4ª Revolución Industrial
  • tecnología
  • invertir
  • digitalización

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines