Lo más visto

Más de Opinión

El general Martínez y los últimos gobiernos

Los detractores del régimen que nos gobernó 13 años hace unas siete décadas le achacaron no solo el largo período presidencial, que actualmente hay en varios países, que los aguantan en Centro, Suramérica y el Caribe, sino su fuerte carácter y rectitud, sus decisiones se cumplían sin favoritismos, las leyes eran pocas y él las hacía, desde quitarle un dedo de la mano a quien robaba por primera vez y los otros si reincidían, hasta fusilar a sus traidores, incluyendo a su propio hijo adoptivo, pero hacía respetar enérgicamente la legislación aun a su pesar, no se conocía la corrupción ni la impunidad, al igual no existían leyes de derechos humanos en vigencia.

Enlace copiado
Enlace copiado

Este general no era contador público, menos economista, pero ordenó las finanzas del país, contrajo préstamos para proyectos específicos como el famoso puente Cuscatlán, destruido por la guerrilla comandada por algunos actuales funcionarios (¿por qué y para beneficio de quién?) puso un peaje que se eliminó al recuperar su costo, canceló la deuda externa y con orgullo ordenó instalar un rótulo en la Asamblea Legislativa que decía: “Juro ante la faz de la nación que El Salvador ya no contratará empréstitos”, actualmente desde hace unos 15 años se ha venido incrementando la deuda desmesuradamente hasta rebasar el límite normalmente permitido de un 60 % del PIB, para todo programa, gastos administrativos y efectuar amortizaciones, rubros que no se tienen que resolver con préstamos, lo cual es ilógico y técnicamente indebido, como queriendo contrariar adrede y burlando el famoso juramento. Ciudadanos mayores de 60 años que vivieron aquel régimen podrán responder si prefieren la paz de aquel entonces y estar solventes en las finanzas fiscales o la intranquilidad y estar endeudados como a la fecha; ¿qué cree el lector del resultado? A su salida del poder su patrimonio personal no fue objetado por ingresos ilícitos.

Sin embargo, se creó el Banco Central de Reserva como único emisor de moneda y regulador del sistema financiero salvadoreño, custodio del respaldo monetario, al igual que el Banco Hipotecario para asistir al sector agrícola, ahora las principales funciones de estos bancos han cambiado y sus objetivos están restringidos, como país dolarizado no tenemos oro para respaldo, las explotaciones del añil, cacao, el bálsamo, el algodón, productos autóctonos han desaparecido, se han cambiado por maquilas, que únicamente pagan mano de obra barata y poco valor agregado y la producción sale íntegra a su país de origen y si regresa parte de ella, es a precio elevadísimo por cobro de impuestos  y ganancias en cada nivel de traspaso de dueño en el proceso comercial.

Por supuesto estamos hablado de épocas diferentes, pero la honradez y la obligación de servir a su país no cambian, si no se cumple y se ha deteriorado es porque tiene diferentes causas, las cuales no han sido ni conservadas ni implementadas, se han borrado de la enseñanza e inculcación desde la niñez, cada quien puede aportar lo que está a su alcance, si ha sido formado integralmente, posee inteligencia innata, corresponde al Estado ayudar a su población dándole la instrucción que como ciudadano necesita para mejorar personalmente o contribuir a que su nación se desarrolle.

Se dice que la pobreza es causante de la delincuencia, pero años atrás éramos más pobres y más honrados, eduquemos a la población y todos generarán ideas y trabajo, Costa Rica no tiene problemas de migración ni de maras porque todos tienen capacidad para trabajar en su país.
 

Lee también

Comentarios