Loading...

El gobierno tiene importantes tareas pendientes en combate contra la pandemia

El aparente triunfo sobre la letalidad de la enfermedad que ya es reivindicado –por supuesto– desde la esfera política en estados como el salvadoreño no tiene que ver con una debilitación del virus de cepa a cepa sino precisamente con los planes de inmunización y la sucesión de vacunas. En Sudáfrica, se ha establecido que el ómicron acaso sea ligeramente menos peligroso que el delta, pero no es muy diferente del virus que salió de la ciudad china de Wuhan hace más de dos años. E incluso en personas con inmunidad previa, causará en promedio una enfermedad más grave que la gripe, advierten los científicos.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

La cepa ómicron, protagonista de una sexta ola mundial del covid-19, circula por todo el mundo, y en aquellos países con suficientes avances científicos se ha demostrado de modo simultáneo que la vacunación reduce cinco o seis veces las probabilidades de enfermedad grave y de hospitalización, una incidencia que aumenta en grupos poblacionales de mayor riesgo por precondiciones o por edad.

El aparente triunfo sobre la letalidad de la enfermedad que ya es reivindicado –por supuesto– desde la esfera política en estados como el salvadoreño no tiene que ver con una debilitación del virus de cepa a cepa sino precisamente con los planes de inmunización y la sucesión de vacunas. En Sudáfrica, se ha establecido que el ómicron acaso sea ligeramente menos peligroso que el delta, pero no es muy diferente del virus que salió de la ciudad china de Wuhan hace más de dos años. E incluso en personas con inmunidad previa, causará en promedio una enfermedad más grave que la gripe, advierten los científicos.

Así, perseverar en el esfuerzo de vacunar a todas las personas posibles es mandatorio, como también mantener a la población informada para corregir prejuicios y una relajación peligrosa como la exhibida en el último mes del año, que ha deparado un acelerado brote de nuevos casos.

Lejos de seguirse regodeando sobre las cifras del Ministerio de Salud, que como demostró un estudio de opinión de LPG Datos el año pasado no gozan del crédito de la población, el gobierno debe redoblar esfuerzos, profundizar en algunas medidas y exhibir tanta iniciativa ahora como la que mostró en las primeras semanas de la pandemia en territorio salvadoreño.

Un asunto clave es la universalidad de las pruebas; los salvadoreños se han agolpado e invertido mucho dinero en hacerse pruebas fuera del sistema público para poder cumplir con los requisitos de las aerolíneas o de los gobiernos del destino turístico o de negocios que eligieron. Eso no puede continuar, un diagnóstico oportuno puede ser la diferencia entre un contagio masivo o la contención en barrios específicos, pero para eso los ciudadanos necesitan resultados sin preocuparse por si podrán o no costearse el examen. El gobierno que ha invertido y perdido dinero jugando al criptonegocio tiene la obligación moral y constitucional de apoyar a su gente en un asunto de verdadera importancia como la sanitaria.

Igualmente importante es definir el futuro de la escolaridad: ¿por qué algunos centros escolares privados apuestan por presencialidad total mientras otros se aferran al modelo híbrido e incluso algunos enviaron a todo su alumnado a la modalidad telemática esta semana? La discrecionalidad no es culpa de los centros educativos sino el resultado de la ausencia de información de parte de los administradores de esa cartera. El gobierno debe resolver este asunto, debidamente asesorado, y no perder más tiempo. Gran parte de la planificación de las familias, el transporte, los horarios y la dinámica, se relaciona con la modalidad de estudios de los niños.

Como última opinión, el régimen tiene que insistir con más rigor sobre la vacunación. Si bien las epidemias no se pueden controlar en contra de la población, y el verticalismo y la aceptación ciudadana no van de la mano cuando se trata de creencias, usos y costumbre, la participación activa de la población ha sido crucial hasta el momento. La nación ha exhibido disciplina ante las peticiones del gobierno, y se ha relajado en la medida que el discurso sanitario también se suavizó.

Es el momento de retomar energías alrededor de la inmunización, y eso requerirá descentralizar el plan y dialogar con otros actores de la sociedad que puedan ser más efectivos que el Estado en hacerle conciencia a grupos y denominaciones hasta ahora reacios a las vacunas.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • gobierno
  • pandemia
  • ómicron
  • vacunación
  • escolaridad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines