Lo más visto

El limbo demográfico salvadoreño

Muchos comentamos que El Salvador es desde hace largo tiempo un país a la deriva.
Enlace copiado
El limbo demográfico salvadoreño

El limbo demográfico salvadoreño

El limbo demográfico salvadoreño

El limbo demográfico salvadoreño

Enlace copiado
Y por inverosímil que parezca, en esta situación tiene que ver bastante la repercusión del limbo demográfico, fenómeno que mantiene al país en una autodesconexión de datos poblacionales veraces y confiables que impiden el progreso y le ocultan a la sociedad tener un panorama situacional fehaciente en varios aspectos del quehacer nacional.

El 11 de julio se celebra el Día Mundial de Población. Fecha oportuna para invitar a todos los conciudadanos lectores de este medio, a que hagamos una seria y profunda reflexión sobre nuestro silencio y falta de exigencia ciudadana ante la prolongada ausencia de datos poblacionales actualizados y técnicamente constatados de los que adolece nuestra nación, por la desidia institucional y política de gobiernos pasados.

En el mundo de hoy, vivir en medio de un limbo demográfico es una debilidad estructural que impone una nociva realidad de continuas especulaciones estadísticas que distorsionan todos los esfuerzos en torno al desarrollo y el crecimiento socio-económico de la población. Sin mediciones demográficas exactas y transparentes, jamás podremos contar con datos que nos ayuden a ver y ponderar los escenarios de las distintas problemáticas que nos aquejan, tal cual son. Y menos podemos reaccionar, responder y tratar de manera seria, formal y responsable el planteamiento de sus correctas soluciones.

Cada país está obligado a conocer bien su situación poblacional para actuar con inteligencia estratégica en la planificación y programación de un plan general de soluciones integrales y coherentes que permitan visualizar el devenir común de su gente con el mayor bienestar posible.

El gobierno del FMLN tiene que tener muy claro que bajo su exclusiva responsabilidad recae la tarea del próximo censo de población, y eso es una actividad vital y delicada que no admitirá bajo ningún motivo la repetición del manejo amañado, mediocre, corrupto e inefectivo como el que la incompetente e irresponsable administración gubernativa antepasada hizo del último censo de población. El gobierno de turno debe de tener clara conciencia que la próxima medición demográfica nacional es un ejercicio tecno-demográfico crucial que puede sacar por fin a El Salvador de su limbo demográfico.

El próximo censo puede ser el oportuno “parteaguas” en el plano demográfico nacional que servirá para corregir muchas cosas, comenzando por la necesidad de impulsar verdaderas políticas de población que propicien la articulación de una sabia administración gubernativa en materia de evolución poblacional ordenada. También puede ser un buen legado para que el país vuelva a contar con una plataforma de datos adecuados que le permitan retomar de manera confiada, segura y viable la faena de la planificación y el rediseño del buen futuro común para todos.

Nadie ignora que en la civilización moderna los esfuerzos de progreso, desarrollo y crecimiento se planifican, programan, proyectan y ejecutan, con base en la estricta verificación y medición de parámetros nacionales sustentados con base en referencias estadísticas periódicamente investigadas.

La modernización institucional del Estado, la inserción positiva del país dentro de la globalización, el rescate productivo de la economía nacional, la generación de suficientes empleos de calidad, la recuperación del nivel competitivo de nuestra dinámica comercial, la formalización de la economía informal y muchas otras temáticas forman parte del múltiple listado de asuntos relativos al moderno y obligatorio proceso de civilización planetaria del cual El Salvador no se puede abstraer. Y alinearnos a la configuración del nuevo orden exige eliminar la retranca del limbo demográfico.
 

Tags:

  • poblacion
  • demografia
  • censo
  • crecimiento
  • progreso

Lee también

Comentarios