Lo más visto

Más de Opinión

El manejo de la deuda pública

Enlace copiado
Óscar Manuel Batres B.

Óscar Manuel Batres B.

Enlace copiado

Los organismos financieros multilaterales, los bancos de inversión y las calificadoras de riesgo están siguiendo con atención y, en algunos casos con mucha preocupación, el crecimiento de la deuda del sector público como consecuencia de la pandemia, y el efecto que también ha tenido en la relación Deuda/PIB no solo el aumento de la deuda sino la contracción económica. La experiencia ha mostrado que cada ciclo de aumento de deuda retrasa la recuperación y el desarrollo de los países, principalmente los más pobres.

La semana pasada en una conferencia organizada por el Banco Mundial se explicó que la pandemia había ocasionado un aumento en la relación Deuda/PIB en los países con economías emergentes un aumento de hasta 10 %. En El Salvador el aumento será del 17 %, de acuerdo con estimaciones elaboradas por el Banco Central de Reserva y el Ministerio de Hacienda. La relación Deuda/PIB al finalizar 2020 será de 93.4 %, una de las más altas de América Latina. Se comentó en esta reunión que el país recientemente había contratado deuda con una tasa de interés de 9.5 % y se calificó como una aberración.

La gráfica muestra el comportamiento de la Deuda/PIB por quinquenio desde el final de la guerra civil en 1992 hasta la fecha. Cuando finalizó la guerra la relación de la deuda total fue de 50.5 % del PIB, logramos bajar esa relación hasta el 31.3 % en 1999, debido al terremoto de 2001 la relación aumentó al 46.8 % en 2004, a partir de la administración Saca fue superior al 60 %, en 2019 llegó a 74.5 %, llegaremos al 93.4 % al finalizar 2020 y, de acuerdo con las cifras del Presupuesto al finalizar 2021 la relación será del 99.6 %.

La atención de los mercados internacionales se centrará en las medidas que tomarán los países no solo para hacerle frente a la deuda sino también en cómo van a continuar financiando los programas de estímulo a la economía y la atención a las necesidades de los más vulnerables. Esto va a requerir mayores inversiones en infraestructura y las mejoras en la cobertura de los servicios de salud, educación y seguridad.

El valor del servicio de la deuda (capital e intereses) en 2020 será superior a $1,400 millones. Eso equivale a más del doble del presupuesto del Ministerio de Salud, y muy superior a la suma de los presupuestos destinados a salud y seguridad.

El problema es que la deuda sigue creciendo, cada año seguirá aumentando el servicio de la deuda y se irá comprometiendo mayor cantidad de recursos que se necesitan para atender las necesidades para aumentar la inversión social y las inversiones que estimularían un aumento de la productividad y la competitividad, que es lo que el país necesita para aliviar las demandas sociales y aumentar la inversión nacional y extranjera que se requiere para aumentar las tasas de crecimiento económico. La situación del país se hace más grave porque en Centroamérica somos el país que tiene la prima de riesgo más alta, lo que significa que tenemos mayores dificultades de acceso a los mercados internacionales y que pagaremos las tasas más altas.

El escenario descrito muestra que el país está haciendo todo lo contrario a lo que corresponde para hacer un manejo inteligente y responsable de la deuda, y se está enviando a los mercados y los organismos financieros multilaterales todo tipo de señales negativas que continuarán repercutiendo en la evaluación de las perspectivas de riesgo y el costo de la deuda.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines