Lo más visto

El mejor promedio de la PAES: el logro del Colegio Español Padre Arrupe (I)

Lo logró rodeado de tanta pobreza y tantas pandillas, en uno de los municipios con los mayores índices de violencia y criminalidad juvenil de El Salvador y del mundo.
Enlace copiado
El mejor promedio de la PAES: el logro del Colegio Español Padre Arrupe (I)

El mejor promedio de la PAES: el logro del Colegio Español Padre Arrupe (I)

El mejor promedio de la PAES: el logro del Colegio Español Padre Arrupe (I)

El mejor promedio de la PAES: el logro del Colegio Español Padre Arrupe (I)

Enlace copiado
El Colegio Español Padre Arrupe celebra este próximo domingo la decimoséptima graduación de sus bachilleres, el decimoctavo aniversario de su fundación y el decimosexto aniversario del fallecimiento de su fundador, el padre jesuita de origen español Juan Ricardo Salazar-Simpson. Esta triple conmemoración ocurre días después de que el colegio logró el mejor promedio nacional (8.61) de la Prueba de Aprendizaje y Aptitudes para Egresados de Educación Media (PAES), en uno de los municipios –Soyapango – con los mayores índices de violencia y criminalidad juvenil de El Salvador y del mundo. ¿Cómo lo logró?

El colegio se inaugura en noviembre de 1997, con la presencia de los presidentes de El Salvador y España, bajo la conducción y financiamiento de la Fundación Padre Arrupe, fundada años antes con el apoyo de su contraparte española del mismo nombre. En enero de 1998 da inicio el primer año escolar con 150 alumnos de primer año de bachillerato. Pero al final del segundo año escolar, en diciembre de 1999, muere Juan Ricardo Salazar-Simpson, su extraordinario líder histórico y fundador. Se le solicita a José Panadés que asuma provisionalmente la presidencia de la fundación, transcurriendo desde entonces 16 años, tal vez la mas larga y exitosa presidencia provisional conocida...

El inmenso dolor de la partida de su querido y admirado hermano y su identificación con el gran proyecto de su vida que hizo suyo comprometieron a su hermana Felicidad a apoyar sin tregua ni pausa su desarrollo. Donó recursos propios y familiares y aprovechó sus relaciones privilegiadas con el establecimiento político y empresarial español y salvadoreño para impulsar una obra de beneficio nacional, particularmente de estudiantes de familias de escasos recursos y oportunidades, haciendo realidad el sueño de su hermano.

Anualmente se educa a 1,500 niños y jóvenes desde maternal hasta bachillerato, incluido el bachillerato español que incluye varias materias y horas adicionales, ofreciendo –además– bachilleratos vocacionales. En total se han graduado 1,512 bachilleres en los últimos 18 años, 907 muchachas y 605 muchachos, con solo 30 estudiantes por aula.

La mitad de los estudiantes son de clase obrera y la otra de clase media-baja y media-media. Todos los alumnos son subvencionados por la fundación. La colegiatura oficial es de $75, la mitad del costo por alumno. Después del estudio socioeconómico, se otorgan becas completas y parciales, oscilando la colegiatura entre $5 y la cuota oficial acordada con el Ministerio de Educación.

También se apoya a las familias con escuelas para padres y tutores. Se fomenta el deporte, el arte y la cultura con poesía, pintura, música, teatro, gimnasia y ajedrez. Se dispone de una clínica asistencial totalmente equipada que brinda servicios básicos de salud de medicina general y especialidades (mamografía, ultrasonografía, laboratorio clínico, cirugía, odontología y terapia respiratoria). Estos servicios son gratis para los alumnos y a un precio módico para la comunidad de Soyapango y Ciudad Delgado con 50 profesionales que atienden diariamente a 300 pacientes. Cuenta, además, con una licenciatura de enfermería bajo un convenio con la Universidad José Matías Delgado. Y en el Centro de Tecnología Aplicada se brindan servicios a empresas y organismos públicos y privados en diseño, ingeniería y control de calidad para la construcción, destacando el laboratorio de suelos y materiales.

El Complejo Padre Arrupe cuenta con muchos edificios e instalaciones funcionales y modernas con una inversión estimada en $30 millones, financiada por contribuciones de la Unión Europea, de España y del Estado Salvadoreño que aporta anualmente para becas de escolarización. El ministro de Educación, Carlos Canjura, visitó este año el colegio, informándose de su evolución y desarrollo.

En el descubrimiento de la fórmula para lograr tan buenos resultados resaltan 10 aspectos fundamentales: 1. Visión y planificación de mediano y largo plazo. 2. Sólida formación académica y capacidad pedagógica de los profesores, actualizadas permanentemente, organizados en departamentos didácticos con currículos secuenciales y cultura de evaluación permanente y mejora continua. 3. Fomento de valores humanos, éticos y ciudadanos. 4. Promoción de tecnología, deportes, arte y cultura. 5. Escuela de Padres. 6. Alimentación a precios asequibles, becas de alimentación y servicios de salud gratis. 7. Excelente infraestructura física y tecnológica. 8. Riguroso análisis socioeconómico de las familias para otorgar becas y cuotas diferenciadas. 9. Gestión permanente de recursos respaldada por sólidos y transparentes informes de ejecución. 10. Sólido equipo gerencial colegiado –académico, administrativo-financiero, y de gestión y ejecución de proyectos– de gran inspiración y compromiso.

Dedicado a formar a estudiantes de escasos recursos rodeados de tanta pobreza y violencia, la experiencia de este colegio demuestra que al darles la oportunidad y proveerles las condiciones involucrando y comprometiendo a sus padres, estos muchachos pueden sacar tanto o más provecho que estudiantes de condiciones más privilegiadas.

Así lo logró esta escuela rodeada de tanta pobreza y tantas pandillas. De esta experiencia acumulada y sistematizada, ¿cuáles son las lecciones aprendidas? ¿Qué podría ser replicable en muchas escuelas públicas y privadas? (Continuará)

Tags:

  • padre arrupe
  • paes
  • educacion
  • bachilleres
  • pedagogia

Lee también

Comentarios