Lo más visto

El mundo según el Club Bilderberg

Un libro del escritor ruso residente en España Daniel Estulín inició desde hace poco más de una década la apasionada discusión sobre un puñado de caballeros y damas de la más alta sociedad mundial occidental, que manejarían a su antojo los hilos del planeta a través de un club ultrasecreto que se reúne periódicamente todos los años.
Enlace copiado
Enlace copiado
Su fundador sería el príncipe Bernardo de Holanda, antiguo miembro del Bilder Club nazi de Heinrich Himmler en los años treinta del siglo pasado, quien opinaba que las catástrofes económicas se podían evitar formando líderes responsables que se ocuparan de resolver los principales sucesos mundiales ejerciendo un poder fáctico desde la sombra.

En 1954 organizó la primera reunión mundial de representantes de todas las áreas de la sociedad: económica, política, empresarial y militar. La cita fue en el Hotel Bilderberg de Oosterbeek, Holanda, a finales de mayo de 1954, y fue al mismo tiempo el bautizo de este selecto club.

Daniel Estulín describe, con el suspenso de una novela de espionaje, una conspiración mundial del Bilderberg Club para apoderarse del mundo.

No se trata de ciencia ficción sino que este nacimiento de un Estado policial global estaría conformado por la élite de todas las naciones occidentales: industriales, banqueros, políticos, líderes de corporaciones multinacionales, presidentes, primeros ministros, ministros de finanzas, secretarios de Estado, representantes del Banco Mundial, de la Organización Mundial del Comercio y del Fondo Monetario Internacional, ejecutivos de los medios de comunicación y líderes militares.

Como paradoja, según Estulín, este Nuevo Orden Mundial ama el socialismo, no porque Rockefeller y compañía sean socialistas, sino porque será bajo un monopolio socialista que controlarán al mundo. Ello concuerda con la tesis marxista de que una sociedad altamente industrializada y mecanizada sería el escenario ideal para la instauración del socialismo.

En este entramado Estulín pone al llamado Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos como el tanque de pensamiento de este gobierno mundial en la sombra, a la Comisión Trilateral como el ejecutivo financiero de homogeneizar monetariamente el planeta, auxiliada por el Foro Económico Mundial, el Fondo Monetario Internacional, e incluso por la misma Organización de Naciones Unidas (ONU).

Bien argumentado, con la lógica de que en el mundo de las finanzas internacionales se mueven aquellos que dirigen los acontecimientos, y en el mundo de la política, los que reaccionan ante los mismos, el libro nos aclara debidamente que los financieros son los verdaderos dueños del planeta.

Aunque parezca paranoico, el libro tiene su lógica cuando detalla que el objetivo número uno del Club Bilderberg es batir los dos peligros mundiales que para ellos representan Rusia, debido a su poderío atómico capaz de destruir Occidente en cuestión de minutos, y China, debido a su “boom” económico que está desplazando a todos los mercados occidentales en la economía mundial.

El accionar de este Club no es mecánico, pues no se trata de jerarcas invisibles que se reúnen cada año para tomar medidas predispuestas, sino de una reunión de consenso, donde se analizan los problemas económicos y políticos del mundo y se toman decisiones al respecto.

Se trataría de un gobierno mundial desde la sombra que por lo menos desde mediados del siglo pasado estaría manipulando en su provecho el destino de la política y la economía mundial.

Tags:

  • Bilder Club Nazi
  • lideres
  • naciones occidentales

Lee también

Comentarios