El oficio de ser

Aparentemente el vivir ocurre de nuestro cuerpo hacia afuera, pero en verdad a cada instante estamos en dos planos distintos aunque íntimamente vinculados: la presencia interior y la presencia exterior.
Enlace copiado
El oficio de ser

El oficio de ser

El oficio de ser

El oficio de ser

Enlace copiado
La individualidad se perfila en cada ser humano básicamente en función de cómo interactúan el ser interior y el ser exterior. De ahí surgen las grandes diferencias que se pueden observar entre los seres humanos personalizados. A veces, las condiciones externas son muy adversas y sin embargo la persona sale adelante porque sus condiciones internas son de primera calidad, lo cual más difícilmente ocurre cuando el orden es inverso. En verdad, ser es un oficio, íntimamente vinculado con el oficio de trascender; y es que el ser es como una escalera de caracol, que va hacia arriba en busca de las azoteas más elevadas, esas que están en los pisos superiores de la conciencia. Lo que debemos tener presente, con independencia de las circunstancias que nos rodeen, es que nuestra propia condición nos habilita para hacer de la vida lo que estemos dispuestos que sea. Cada día es una prueba que hay que tomar como una invitación. ¿Invitación de quién hacia quién? De cada uno de nosotros hacia cada uno de nosotros. Así de simple y así de enigmático. No esperemos que las iniciativas inspiradoras vengan de lo externo, y mucho menos de lo desconocido: es en nuestra intimidad existencial donde se reúnen todos los estímulos imaginables. ¡Qué maravilloso es el oficio de ser, porque es la apuesta más pura a reencarnar cotidianamente!
 

Tags:

  • individualidad
  • inspiracion
  • humanidad

Lee también

Comentarios

Newsletter