El país de los espejismos... ¡siempre más de lo mismo!

No cabe duda, los procesos electorales de 2018 y 2019 ya arrancaron. Las maquinarias político-electorales están empezando a movilizarse y prepararse para los comicios venideros. Las fiestas partidarias empiezan a tomar ritmo al son de las ambiciones políticas particulares de sus respectivos liderazgos, dirigentes, cuadros y militantes. Unos, en sus afanes por conservar sus puestos de gobierno y los privilegios de que gozan. Otros, ansiosos por recuperar “el paraíso burocrático” y la administración gubernamental, para acceder a sus propios estados de bienestar y prosperidad personal.
Enlace copiado
El país de los espejismos... ¡siempre más de lo mismo!

El país de los espejismos... ¡siempre más de lo mismo!

El país de los espejismos... ¡siempre más de lo mismo!

El país de los espejismos... ¡siempre más de lo mismo!

El país de los espejismos... ¡siempre más de lo mismo!

El país de los espejismos... ¡siempre más de lo mismo!

Enlace copiado
Y en medio de toda la parafernalia política preelectoral que ya se transmite a través de los medios de comunicación masiva y digital, se constata la presencia pública de algunos ansiosos precandidatos partidarios exhibiéndose públicamente para dar a conocer sus puntos de vista y posiciones en torno al estado de la realidad nacional. Y llama la atención que el contenido de los discursos de las figuras de izquierda y de derecha, especialmente las más jóvenes, no pasan de mostrar siempre lo mismo: retórica de señalamientos y retórica de eufemismos políticos que al final no revelan más que la escasa preparación tecno-política que tienen muchos liderazgos y dirigentes que aspiran a puestos públicos.

Lo anterior motiva a reflexionar de manera preocupada sobre por qué los poderes fácticos de este país, que al final son los que influyen en las verdaderas decisiones que afectan a todo el pueblo, no terminan de entender que El Salvador “no se salvará” con dos nuevos tratamientos al hilo de apariencias propagandísticas y cosmética política de las campañas a impulsarse en los dos comicios venideros. Que la clave de las grandes soluciones que el país necesita no descansa en el uso y abuso de gastadas, inconsistentes y estereotipadas frases de nacionalismo superficial o de prefabricadas frases de vacía hipocresía revolucionaria. Eso solo nos convierte en un país de espejismos, en el que electoralmente es ¡siempre más de lo mismo!

El verdadero proceso evolutivo e histórico que El Salvador requiere para avanzar y progresar en la conquista de un mejor destino nacional no puede ser conducido a puro enfoque traslativo, dilatador, evasivo y manipulador de la realidad. Los salvadoreños estamos hartos de tragarnos los mismos cuentos de siempre y de los diferentes maquillajes político-publicitarios; como también de personajes que al final revelan su pobreza intelectual y técnica, como la carencia de aptitudes morales y éticas para pretender elevarse a la categoría de estadistas o funcionarios públicos.

Más allá de creer que la política salvadoreña necesita con urgencia el reemplazo generacional –algo que obviamente es preciso hacer– el cambio de elencos políticos no debería obedecer a la precipitada necesidad de un coyuntural reacomodo partidario para enfrentar el ambiente de desprestigio social generalizado que se cierne sobre el sistema político y complica el actual contexto preelectoral, porque eso no es natural, lógico ni sensato. La crisis de El Salvador es tan grave y preocupante que la solución a la misma no es asunto solo de reemplazos, también es de procesos transicionales hacia transformaciones de fondo con ideas nuevas bien pensadas, integrales y profundas, y de esto no hay señales en el horizonte inmediato del país.

Las ideas de propuestas socio-económicas, políticas y culturales siempre tendrá más peso electoral que la proyección y promoción de rostros políticos frescos; pero nadie está preocupado por incursionar en esos ismos, por consiguiente El Salvador seguirá siendo “el país de los espejismos... ¡Siempre más de lo mismo!
 

Tags:

  • elecciones
  • candidatos
  • campaña
  • diputados
  • presidenciales

Lee también

Comentarios

Newsletter