El país del pasado vs. el país que viene

Enlace copiado
El país del pasado vs. el país que viene

El país del pasado vs. el país que viene

Enlace copiado

Por René Martínez Coautor de El País que Viene

Soy amante de la justicia y el derecho, de cumplir las reglas del juego de la vida y la sociedad y de hacerlas cumplir. Veo un país en el horizonte donde espero impere el derecho y se respeten las instituciones y, sobre todo, que cada persona obtenga lo que merece. A lo largo de mi juventud fui de muchos amigos, estudiar en el mismo colegio toda la vida me dio el privilegio de conocer niños y jóvenes de todo tipo y de todas las esferas sociales.

Es cierto que cada salvadoreño tiene su forma de pensar, pero todos tenemos en común nuestro país, por lo tanto, esto nos exige a las futuras generaciones que en algún punto busquemos el mismo horizonte.

Estoy seguro de que los jóvenes de “El País que viene: Horizonte común” nos diferenciaremos de las generaciones pasadas porque respetamos al que piensa diferente a nosotros.

Espero que en el país que viene se pueda pensar de una forma y aceptar al que piense de otra, que respetemos al que fisiológicamente es diferente a nosotros, pero entender que tiene los mismos derechos por ser persona, la generación de jóvenes actuales que seremos los responsable de El Salvador que viene somos tecnológicos, somos de redes sociales, de aplicaciones.

Somos una generación de transición. Somos la última en muchas cosas y la primera en otras tantas. Compartimos de alguna forma que hemos nacido, estudiado, amado o vivido en El Salvador, nos une nuestra historia, nuestros antepasados, luchas, costumbres, tradiciones y símbolos patrios porque nos representa la misma bandera, el himno que cantamos es el mismo, por tanto si tenemos tantas cosas que nos unen, por qué dejar que nuestras ideologías nos separen.

Si bien es cierto que El Salvador tiene muchas cosas malas, estoy seguro de que tiene muchas cosas buenas. Entre esas cosas buenas, los jóvenes comprometidos con El Salvador.

Existimos algunos salvadoreños que decidimos cambiar los sesgos políticos y buscar principios en común, prueba de ellos es este libro que escribimos, es una gran oportunidad para hablar de la historia de nuestro país, para que no la escribamos igual que nuestros antecesores, tenemos que dejar de escribir libertad con sangre y hacer revoluciones de lo que no nos conviene o no estemos de acuerdo, cuando lo más fácil y verdaderamente racional es buscar consensos entre hermanos, entre compatriotas, entre salvadoreños.

El País que viene tiene muchos retos, pero nos tiene a nosotros, listos para tomar la batuta de los problemas de la actualidad. Nunca se logró dejar en el pasado las divisiones, en nuestro país sigue latente el conflicto entre salvadoreños.

Debemos dejarlo atrás, soltar nuestras ideologías y tomar la bandera de El Salvador. En mi caso, nací, crecí, me eduqué y vivo en El Salvador, sé qué es ser joven en El Salvador, así que estoy seguro de que escribir es más que solo eso, es contar historias propias y comunes que tenemos con miles de salvadoreños más.

En mi participación en el libro “El país que viene: Horizonte común” he dejado planteado algunos de los sucesos que me hicieron involucrarme en política. Estoy seguro de que cada uno de los jóvenes que escribimos y fuimos parte de este libro estamos dispuesto a proteger nuestra nación y transformarla. El Salvador que viene nos espera, no debemos defraudarlo.

Lee también

Comentarios

Newsletter