Lo más visto

Más de Opinión

El pánico de Maduro de liberar a Leopoldo López

El líder de mayor legitimidad, respaldo popular y reconocimiento internacional de Venezuela.
Enlace copiado
El pánico de Maduro de liberar a Leopoldo López

El pánico de Maduro de liberar a Leopoldo López

El pánico de Maduro de liberar a Leopoldo López

El pánico de Maduro de liberar a Leopoldo López

Enlace copiado
Después de obtener su maestría en políticas públicas en la Universidad de Harvard y fundar Primero Justicia con Capriles y Borge, Leopoldo López ganó las elecciones y gobernó exitosamente dos veces consecutivas el municipio de Chacao en Caracas (2000-2008). Después de que Chávez ganó el referéndum revocatorio y consolidó el poder (2014-2016), López fundó el movimiento cívico-político Voluntad Popular de orientación social-demócrata, recorriendo los barrios de toda Venezuela. Quiso competir por la alcaldía de Caracas en 2008 y por la presidencia en 2012 enfrentando a Chávez, pero fue ilegalmente inhabilitado según la Corte Interamericana de Derechos Humanos que emitió un fallo a su favor ignorado por el Gobierno, apoyando entonces a los candidatos de la oposición.

Pero en 2013 se rebeló contra el acomodamiento de la oposición al statu quo y a los diálogos con Maduro que no lograron concesión alguna, con UNASUR y el Vaticano de testigos. En febrero de 2014 lideró las marchas pacíficas y la denuncia de la represión que condujo a la muerte y prisión de muchos estudiantes, a su orden de detención, a su voluntaria entrega, a su encarcelamiento en el último año y medio, y a su injusta condena la semana pasada.

Desde que salí de Venezuela hace casi nueve años donde fui director del Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales (2004-6), concluí que López era el político de la oposición con más futuro, y que por eso era y sería el más hostigado y temido por Chávez. Pero también temido por aquella oposición acomodaticia, legitimadora del pisoteo a la democracia y a los procesos electorales libres y transparentes.

Hace nueve años López era una gran promesa; ahora, después de su inclaudicable lucha, de su ilegal encarcelamiento, de su fraudulenta condena y de su estoicismo a toda prueba, es el líder de mayor legitimidad, respaldo popular y reconocimiento internacional de Venezuela.

Es entendible entonces su abominable juicio y fraudulenta condena. Más ahora que, por primera vez, las encuestas proyectan que la oposición ganaría holgadamente las próximas elecciones legislativas, si son libres y transparentes, solamente posible si el proceso electoral fuera supervisado internacionalmente.

Los expresidentes de Chile Eduardo Frei y Ricardo Lagos rechazaron “con profunda convicción ciudadana la condena a Leopoldo López y a sus cuatro acompañantes y demandamos para todos su inmediata libertad. A pesar de que la Constitución venezolana reconoce el derecho de protesta, Leopoldo López fue detenido por liderar una manifestación no autorizada. Aunque él se entregó voluntariamente a la justicia, su arresto y encarcelamiento experimentó todo tipo de anomalías, siendo condenado por la Organización de Naciones Unidas, la Unión Europea, Amnistía Internacional y Human Rights Watch”. Y el más prestigioso periódico liberal de Estados Unidos, The New York Times, pidió esta semana la liberación de López, resaltando que el sistema judicial venezolano dejó de ser independiente desde que Chávez tomó control de la Corte Suprema de Justicia en 2004, llamando a la OEA, UNASUR y a todos los presidentes latinoamericanos “a denunciar el encarcelamiento de un hombre inocente y a demandar su liberación”.

Ninguno de los prestigiosos presidentes e instituciones mencionadas harían semejantes declaraciones si no estuvieran completamente seguros de su justeza. A lo largo de 17 años de chavismo en el poder han observado la destrucción progresiva del sistema democrático, la violación de diversos derechos humanos, el sometimiento de todos los poderes a uno solo, el hostigamiento y control de buena parte de los medios de comunicación y la ausencia de elecciones transparentes, competitivas y libres.

En las democracias consolidadas, los costos de mentir o distorsionar la realidad son enormes. Todas estas prestigiosas instituciones y personalidades hablan con la verdad, coincidiendo todas en la violación al debido proceso y en demandar la liberación de López.

En diciembre próximo que se celebrarán elecciones legislativas, el chavismo cumplirá 17 años consecutivos en el poder, con la segunda mitad en control de todos los poderes del Estado, habiendo llevado progresivamente a Venezuela a la más profunda crisis política, económica y social del país más rico de Latinoamérica. En este tiempo, la oposición no ha tenido un líder de gran legitimidad y apoyo nacional e internacional. Pero poco a poco, con grandes sacrificios, valentía y audacia fue labrándose un joven líder social-demócrata que ahora tiene buena parte del país y del mundo respaldándole, a una gran mujer, su esposa, Lilian Tintori, luchando por su liberación y la de todos los presos políticos, y a sus pequeños hijos esperándolo todos los días en casa.

Después de oír la infame sentencia condenatoria a casi 14 años de cárcel, y de volverle a ponerle las esposas, Leopoldo sentenció: “Estas esposas me las quitará el pueblo de Venezuela”. Si Chávez le tuvo miedo siendo todavía un chamo, entendemos el pánico que le tiene Maduro a este crecido líder dejándolo en libertad, en plena crisis del régimen chavista en Venezuela.

Tags:

  • leopoldo lopez
  • venezuela
  • hugo chávez
  • condena
  • chavismo

Lee también

Comentarios