Loading...

El papá de Layla

Me gusta ver que viaja con su esposa y su hija, logrando un gran revuelo positivo en cada lugar que visita como representante del Estado salvadoreño. Yo no voté por él, pero quisiera hacer una reflexión alrededor de este hecho de unión familiar, porque demuestra que ser padre junto a la mamá de Layla parece que los ha transformado.

Enlace copiado
Kalena de Velado

Kalena de Velado

Enlace copiado

Una muestra de ello fue el año pasado durante las celebraciones navideñas, en las cuales él ofreció públicamente (en Twitter) que daría su apoyo a Marcela Navidad, la pequeñita recién nacida que fue abandonada en una caja a la vera de una carretera transitada. ¿Qué será de ella La orfandad de la niña Marcela Navidad coincidió con la noticia de una amiga joven que venía sufriendo en silencio una situación con su novio por un embarazo inesperado. Ella enfrentó las disyuntivas dolorosas que tienen las mujeres cuando se encuentran con la posibilidad de perderlo todo.

En el caso de Mary (cuento la historia con su autorización), ella perdía el económico familiar; el no graduarse de la universidad; que la juzgaran y le destrozaran su nombre; que la sacaran del hogar adonde vivía. El novio, Tony (con permiso de dar su nombre) tampoco tenía mejores perspectivas de apoyo familiar o laboral, a pesar que aceptaba su paternidad responsablemente. En el marco del drama de esta pareja, me preguntaba: ¿Y la otra mujer angustiada? La mama de Marcela Navidad, ¿a qué pérdida se hubiera enfrentado si se quedaba con la niña?, porque las dos historias presentan similitudes por las graves circunstancias que generan ánimos desechos y miedos paralizantes. Soledad acompañada de dudas sobre la aparente oscuridad de los planes futuros. Entonces, aparece la tentación de aceptar "interrumpir el embarazo" para "quitarse el problema": surge el aborto como si fuera la única alternativa.

En la Navidad pasada, se nos destrozó el corazón por la bebé desamparada en la caja de cartón en una época festiva propicia para sentirse feliz, amada y segura en el hogar familiar, y por un momento, consiguió que brotara la humanidad que tenemos adentro, pensando y ofreciendo que podíamos hacer por la infancia en situación de vulnerabilidad. ¿Cómo puede una sociedad hacerse más humana apoyando a las mujeres con embarazos inesperados, al igual que está haciendo con los perritos y mascotas abandonadas? ¿De qué manera volvemos a ayudar a quien lo necesita sin juzgar?

En mi historia, la parejita de jóvenes decidió seguir adelante con las consecuencias de sus acciones y fueron padres de gemelos, Santiago y Fabricio, en enero. Optaron por la vida del no nacido sin el apoyo económico de su familia, ni sus padres, ni sus compañeros. Ha sido una bendición para mí sumarme a apuntalar a esta pareja en abandono a instancias de una amiga en común, Maritza, lo cual permitió crear una red o comunidad que adoptó a la nueva familia, dándoles lo necesario para tener paz, en los diferentes momentos difíciles, como el apoyo del Dr. Rafael Barahona, quien dirige la unidad de médicos especialistas en embarazos de alto riesgo, que ya existe en el sistema público de salud a la que fue Mary a dar a luz de forma natural. ¡Eres una guerrera Mary! Inclusive, la nueva mamá tuvo la facilidad de ser cuidada con sus bebés en el hogar que tiene específicamente para mujeres una organización que vela por las dos vidas, la Fundación Sí a la Vida, adonde es atendida con respeto y cariño por personal entrenado.

Le pido al papá de Layla, en el marco de la "Marcha por la Vida" en Washington DC, que se tenga un enfoque más humano del Estado, enfocando las políticas y recursos en las familias jóvenes. En apoyar la revisión de la ley de adopción para que se facilite que los niños y niñas abandonadas puedan llegar a familias buenas (idea de Maritza). Establecer unidades como la del Dr. Barahona Castaneda en los hospitales de los 14 departamentos para apoyar a las embarazadas en riesgo; apoyar a establecer hogares de acogida como el de la Fundación Sí a la Vida, el único por el momento para recibir madres con embarazos inesperados y desamparadas, para que las mujeres no aborten ni abandonen a sus hijos como el caso de Marcela Navidad.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines